Realizar cribado masivo con test rápido de antígeno SARS-CoV-2 con frotis nasofaríngeo el mismo día es una de las medidas que garantizan la seguridad frente a la COVID-19 en la celebración de eventos musicales en entornos cerrados. Las otras dos serían obligar al uso de mascarilla FFP2 para todos los asistentes y tener una óptima ventilación optimizada.

Así se desprende del estudio ‘PrimaCov’. Dicho estudio se ha realizado en la sala ‘Apolo’ de Barcelona en diciembre de 2020. Y se ha llevado a cabo entre Primavera Sound y la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas. Además, ha sido publicado en The Lancet Infectious Diseases.

De hecho, la revista británica destaca la relevancia de los resultados de este estudio. Según él ninguno de los 465 participantes en el concierto resultó positivo de RT-PCR para SARS-CoV-2 en las pruebas realizadas ocho días después del concierto. En contraste hubo dos personas positivas entre los 495 participantes del grupo de control.

Seguridad de los grandes eventos

Los investigadores de la fundación responsables del estudio, Boris Revollo y Josep Maria Llibre, se han mostrado «orgullosos «de haber contribuido a demostrar la seguridad de los grandes eventos culturales en entornos cerrados. «Aplicando las medidas adecuadas es posible reanudar actividades que durante los peores momentos de la pandemia no se pudieron llevar a cabo», han dicho.