SECCIÓN  patrocinada por:

         

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Los jóvenes con experiencias psicóticas transitorias tienen mayores dificultades interpersonales, educativas y vocacionales en la adolescencia. Sin embargo, estas pueden no persistir hasta la edad adulta. Este hallazgo indica que las experiencias psicóticas tempranas pueden no conferir un alto riesgo de déficits a largo plazo entre los jóvenes que experimentan estos fenómenos de manera transitoria.

Esta ha sido una de las conclusiones del artículo ‘Self-reported interpersonal and educational/vocational difficulties in young adults with a history of transient psychotic experiences: findings from a population-based study’, publicado en BMC Psychiatry. Los primeros firmantes de este trabajo han sido Helen Coughlan y Erin Walton-Ball, del Departamento de Psiquiatría del Hospital de Beaumont, en Dublín (Irlanda).

Las experiencias psicóticas no son infrecuentes entre la población joven. Están asociadas a la psicopatología y al funcionamiento global comprometido. Estas experiencias psicóticas suelen ser transitorias, es decir, de corta duración, autorresueltas y no recurrentes. En todo caso, los autores del artículo han comentado que existen pocos estudios que examinen la asociación entre experiencias psicóticas transitorias tempranas y el funcionamiento posterior en muestras de población.

También faltan estudios que utilicen medidas de autoinforme de dificultades interpersonales y educativas o vocacionales. El objetivo de este estudio irlandés ha sido analizar la relación entre las experiencias psicóticas transitorias y las dificultades interpersonales, educativas y vocacionales autoinformadas en la adolescencia y la edad adulta joven.

Método del estudio de experiencias psicóticas

Los autores han analizado los datos de 103 jóvenes de una cohorte de estudio longitudinal de salud mental basada en la población irlandesa. Los pacientes han asistido a entrevistas clínicas en la infancia (11 a 13 años) y se ha realizado un seguimiento en la edad adulta joven (19 a 25 años).

Los participantes que informaron experiencias psicóticas al inicio del estudio pero no durante el seguimiento se clasificaron como experiencias psicóticas transitorias. Los datos de ambos puntos de tiempo se utilizaron para examinar la asociación entre las experiencias psicóticas transitorias y las dificultades interpersonales, educativas o vocacionales autoinformadas en la edad adulta joven utilizando el modelo de regresión de Poisson.

Más riesgo de psicopatología y de multimorbilidad

Las alucinaciones y los delirios que ocurren en ausencia de trastornos psicóticos se denominan comúnmente experiencias de tipo psicótico. Estas experiencias pueden ocurrir sobre todo durante la infancia y la adolescencia. Cerca del 17 por ciento de los niños de 9 a 12 años sufren estos fenómenos. En la edad adulta, la tasa se reduce a aproximadamente un 6 por ciento. Se ha detectado que los jóvenes que manifiestan experiencias de tipo psicótico tienen un mayor riesgo de psicopatología simultánea y posterior, y de multimorbilidad. Los autores también han reseñado tasas más altas de exposición a una variedad de adversidades infantiles, como el abuso, la victimización y el acoso. Asimismo, hay evidencia de asociación entre las experiencias de tipo psicótico de la infancia y la adolescencia y los déficits de funcionamiento global.