El Colectivo Cero Desabasto expresó su inconformidad sobre la falta de insumos médicos y desabasto de medicamentos en instituciones de salud.

Se trata de un colectivo que reúne a pacientes, familiares de pacientes, médicos, organizaciones y académicos para lograr el acceso efectivo a medicamentos e insumos médicos con el fin de garantizar el derecho a la salud.

Este colectivo también busca generar información y reporta directamente a las instituciones de salud para que garanticen el acceso a medicamentos e insumos.

Derechos a la salud vulnerados por la falta de insumos

Los miembros del colectivo señalaron en un comunicado que la falta de medicamentos es una problemática que se ha agudizado en los últimos años.

Refieren que tan solo en 2021, no se surtieron poco más de 24 millones de recetas en subsistemas del Sistema Nacional de Salud como: IMSS, ISSSTE, PEMEX, SEDENA, SEMAR. “Este desabasto representa una clara vulneración del derecho a la salud de las personas”, lamentan.

El pasado 9 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó que el abasto se había garantizado en un 90% y se comprometió a que el 10% faltante se garantizaría en el lapso de un año. “Si bien estamos en el mismo tenor de resolver y dar fin al desabasto en todas las instituciones, los datos nos muestran que la problemática persiste”, afirman.

Estadísticas que muestran la realidad

Durante el primer trimestre de 2022, el IMSS ha negado más recetas que todas las que negó en 2019.

Según datos del INDICAS, la población sin seguridad social, que se atiende en unidades de la Secretaría de Salud (SSA), IMSS-Bienestar o INSABI sigue siendo la más afectada. Además de que el porcentaje de surtimiento de medicamentos en unidades de primer nivel tiene una tendencia a la baja.

Por un lado, las unidades rurales de la SSA en el tercer cuatrimestre del 2021 tenían un 80% de surtimiento y en el primer cuatrimestre del 2022 éste bajó a 73%. Por otro lado, a inicios de 2021, el IMSS-Bienestar tenía un 74% de surtimiento y en el primer cuatrimestre del 2022 cayó a un 71%, el más bajo de los últimos 6 años.

En ambos casos, en 2022, más del 25% de la demanda de los medicamentos no se ha surtido efectivamente.

Lo anterior provoca que la población en mayor situación de vulnerabilidad tenga afectaciones no sólo en su salud sino también en su bolsillo.

“El desabasto se agudizó también en el INSABI, según datos de la propia institución, en 2021 solo un 66% de las y los usuarios reportó un surtimiento completo de sus recetas”, indica el colectivo. Prometen que el organismo “no quitará el dedo del renglón para combatir esta problemática de salud pública y buscará sumar a los esfuerzos de las autoridades para garantizar el acceso a los medicamentos en todo el país”.