Ante la flexibilización de las medidas de seguridad de cara a la Navidad, desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria han querido hacer un llamamiento. En concreto, el Grupo de Trabajo en Enfermedades Infecciosas señala que existe un riesgo manifiesto de enfrentarnos a un repunte de casos importante tras las Navidades. Por ello, se manifiesta a favor de las medidas orientadas a celebrar la Navidad en familia, con los convivientes domiciliarios habituales.

La población debe asumir que no estamos libres del periodo pandémico. Aún estamos expuestos a un alto riesgo de contagio, con una tasa de incidencia acumulada a los 14 días, entre 200 y 300 y con la mayoría de las CC. AA. en un nivel de alerta 3 y 4. Advierten además de que un repunte de casos en los primeros meses del año sería preocupante, en el caso que se flexibilice el distanciamiento social. Esta coincidiría con la epidemia estacional anual de gripe. Así se estima conforme la cronología registrada en los últimos ejercicios por Sistema de Vigilancia de la Gripe en España.

Repunte de casos

Ante el temor de un repunte de casos, cabe reseñar el informe de actualización “Risk of COVID-19 transmission related to the end-of-year festive season” del European Centre for Disease Prevention and Control.

Este evalúa el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 a la población general y personas vulnerables en la UE en Navidades. Todo ello, según el momento en el que se activen los mecanismos de levantamiento y/o flexibilización de medidas.

En el documento se anticipa a las reuniones, eventos, movilidad e informes de fatiga de fin de año a las medidas en la UE / EEE y el Reino Unido. Así considera que “el riesgo de que la pandemia de COVID-19 represente para la población general se evalúa como alta. Para las personas vulnerables, incluidos los ancianos y las personas con afecciones médicas subyacentes, el riesgo se evalúa como muy alto”.

Es por ello que desde el Grupo de Trabajo de Infecciosas se insiste en la necesidad de que la ciudadanía asuma que, más allá de salvar la Navidad, hay que salvar vidas.