Investigadores de Estados Unidos han identificado, en un estudio multiinstitucional publicado en la revista ‘Radiology’, una alta frecuencia de síntomas neurológicos en pacientes con SARS-CoV-2.

Sin embargo, nunca se ha realizado la delineación de una gran cohorte de anomalías confirmadas de IRM del cerebro (excluyendo infartos isquémicos) relacionadas con el Covid-19. Además, los mecanismos fisiopatológicos subyacentes siguen siendo desconocidos.

El propósito de este estudio actual ha sido describir los hallazgos de neuroimagen distintos del accidente cerebrovascular en pacientes con Covid-19 grave. Además de informar del perfil clínico y biológico de estos pacientes.

El estudio observacional retrospectivo multicéntrico nacional fue iniciado por la Sociedad Francesa de Neurorradiología (SFNR) en colaboración con neurólogos, intensivistas y especialistas en enfermedades infecciosas.

Se incluyeron en el estudio pacientes con infección por Covid-19 y manifestaciones neurológicas que se sometieron a resonancia magnética cerebral del 23 de marzo al 27 de abril de 2020 en 16 centros franceses, incluidos 11 hospitales universitarios y cinco hospitales generales.

Treinta hombres (81%) y 7 mujeres (19%) cumplieron los criterios de inclusión, con una edad media de 61 años. Las manifestaciones neurológicas más comunes fueron alteración de la conciencia (73%), vigilia patológica cuando se detuvo la sedación (41%), confusión (32%) y agitación (19%).

Hallazgos de las Resonancias Magnéticas

Entre los 37 pacientes incluidos, el 76 por ciento se asociaron con un patrón de neuroimagen, el 19 por ciento con dos patrones y el 5 por ciento mostraron tres patrones. Los hallazgos de resonancia magnética más frecuentes fueron: anormalidades de señal ubicadas en el lóbulo temporal medial en el 43 por ciento pacientes, lesiones hiperintensas multifocales de materia blanca no confluentes en FLAIR y secuencias de difusión, con realce variable, con lesiones hemorrágicas asociadas en el 30 por ciento de los pacientes y microhemorragias de sustancia blanca extensas y aisladas en el 24 por ciento de los pacientes.

Asimismo, el 54 por ciento tenían lesiones hemorrágicas intracerebrales y una presentación clínica más severa. “Se pudieron distinguir tres patrones neurorradiológicos principales, y la presencia de hemorragia se asoció con un peor estado clínico. Se detectó ARN del nuevo coronavirus en el líquido cefalorraquídeo en un solo paciente, y los mecanismos subyacentes de afectación cerebral siguen sin estar claros. Las imágenes y el seguimiento neurológico deben llevarse a cabo para evaluar el pronóstico de estos pacientes”, han zanjado los investigadores.