La principal causa de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) está relacionada con la exposición a largo plazo a gases irritantes o partículas de materia, principalmente del humo del tabaco. De ahí que su manejo pase irremediablemente por el abandono y el abordaje del hábito tabáquico con un tratamiento integral que incluya prescripción y terapia específica.

Así lo indica el doctor José Simón Medina Aspas, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en el Centro de Salud San Marcelino, en Valencia. Este especialista destaca que los fumadores con EPOC tienen una elevada dependencia de la nicotina “por lo que requieren intervenciones más intensivas” con diferencias entre pacientes de recién diagnóstico y los que llevan más tiempo a fin de conseguir mayores éxitos terapéuticos.

Un objetivo difícil de conseguir “por la importante adicción farmacológica y de comportamiento que produce la nicotina”, agrega el doctor Ricardo Ortega Fernández, del Centro de Salud Trafalgar, en Valencia. Este especialista recuerda que “entre el 40 % y el 60 % de los pacientes con EPOC continúan fumando tras el diagnóstico”.

Cambios en el estilo de vida y/o fármacos

El abordaje del tabaquismo se hace desde la consulta de Atención Primaria y en función del deseo de abandono del hábito que tenga el paciente, añade. En este sentido, las medidas sobre cambios en el estilo de vida pueden ir acompañadas de la intervención farmacológica. “Ambas son efectivas y la mejor opción es combinarlas”, indica el doctor Douglas Augusto Morales Belloso, especialista en el Centro de Salid Ibi 1, en Valencia.

“Si el paciente acepta la intervención se debe realizar un seguimiento con varias consultas para ir aclarando dudas, reforzar pautas positivas y plantear ayudas terapéuticas, ya sean psicológicas como farmacológicas”, añade.

Existen tres tratamientos farmacológicos que han demostrado ser eficaces en el manejo del hábito tabáquico: el tratamiento sustitutivo con nicotina en forma de parches o chicles; bupropion, un fármaco antidepresivo; y vareniclina, un medicamento que bloquea los efectos de la nicotina en el sistema nervioso central disminuyendo el deseo de fumar.

Este especialista indica que el uso de terapias farmacológicas multiplica hasta por 2,5 los resultados de éxito en el abandono del uso del tabaco, según estudios comparativos con placebo. Asimismo, apunta a las intervenciones multidisciplinares del centro de salud para obtener mejores beneficios, tal como “sugiere la evidencia científica”.

Manejo de los síntomas de la EPOC

Además del tabaquismo, los especialistas cuentan con otros fármacos para tratar los síntomas y complicaciones de la EPOC. Los broncodilatadores son los fármacos más utilizados, ya que ayudan a relajar los músculos alrededor de las vías respiratorias aliviando la tos y la falta de aire; y facilitando la respiración.

Existen broncodilatadores de acción corta y otros de acción prolongada. También se utilizan los corticosteroides inhalados y terapias pulmonares como la oxigenoterapia.

Entre las principales novedades en el tratamiento farmacológico de la EPOC, la doctora Almudena Gállego Campos, especialista en el Centro de Salud de Paterna (Valencia) indica que tienen que ver con el tratamiento crónico de inicio y mantenimiento.

Por su parte la doctora Silvia Martínez Piera, del Centro de Salud Burjassot I, en Valencia, señala que La base del tratamiento de la EPOC son los broncodilatadores de acción larga en monoterapia o en combinación según el nivel de riesgo del paciente.

La última actualización de GesEPOC de 2021 destaca como novedad la clasificación de los pacientes de riesgo alto según su fenotipo: no agudizador, agudizador no eosinofílico o agudizador eosinofílico. En función de esa clasificación se debe decidir el tratamiento más adecuado para cada caso.

Inmunización complementaria

Otro aspecto importante en el manejo de la EPOC son las inmunizaciones, ya que estos pacientes tienen una mayor predisposición para presentar complicaciones ante infecciones microbianas.

En este sentido, la doctora Gállego señala que las personas con EPOC tienen un daño intrínseco en la vía aérea y en su epitelio que les hace más susceptibles a esas infecciones. Además, cuentan con una menor capacidad de respuesta inmunitaria local.

Por ello, “la vacunación frente a patógenos como neumococo, influenza y/o SARS-CoV-2 resulta fundamental para poder protegerse de aquellas enfermedades prevenibles que podrían empeorar el pronóstico de la EPOC”, dice.

Según los datos que maneja el doctor José Vicente Raga Casasus, del Centro de Salud Guillem de Castro, en Valencia, los adultos con EPOC son más propensos a desarrollar neumonía después de contraer la gripe que las personas que no tienen dicha enfermedad. “La vacunación antigripal reduce con carácter significativo las hospitalizaciones asociadas a la gripe en pacientes con EPOC hasta en un 38 %”.

A su juicio, estos datos son especialmente relevantes para la EPOC, “ya que se asocia a un riesgo elevado de enfermedad neumocócica invasiva y la mayoría de pacientes son de edad avanzada, por lo que se debe recomendar la vacunación”, concluye.

Rehabilitación respiratoria

La rehabilitación respiratoria ha demostrado su eficacia en la mejoría de la disnea de esfuerzo, de la capacidad de ejercicio y de la calidad de vida, especialmente en los pacientes con EPOC, sostiene el doctor Vicent Savall Calabuig, del Centro de Salud Massamagrell, en Massamagrell (Valencia).

Un programa completo de rehabilitación respiratoria comprende el entrenamiento de la musculatura tanto respiratoria como periférica, la fisioterapia respiratoria y la educación para salud con pautas para la correcta realización de la actividad física. Incluyen también, indica el doctor Savall, un amplio inventario de componentes terapéuticos como: cese del hábito tabáquico, medidas dietéticas, tratamiento farmacológico, entrenamiento muscular, fisioterapia, soporte psicológico, terapia ocupacional, oxigenoterapia o soporte domiciliario.

“La rehabilitación respiratoria está indicada en cualquier paciente con enfermedad respiratoria crónica que tenga sintomatología y puede realizarse de forma ambulatoria”, apunta. Sin embargo, el doctor Raga sostiene que, pese a las mejoras que puede aportar la rehabilitación respiratoria, “no es posible realizarla a nivel ambulatorio, en los centros de Atención Primaria, debido a la falta de tiempo y preparación de los profesionales”.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores: Almudena Gállego Campos, Ángel Gregorio Higón Rodríguez, Douglas Augusto Morales Belloso, Ester García Martínez, José Simón Medina Aspas, José Vicente Raga Casasus, Ricardo Ortega Fernández, Silvia Martínez Piera y Vicent Savall Calabuig.