Mutual Médica celebró recientemente su Asamblea General de forma telemática. La mutualidad de los médicos, a la que se incorporaron 3.406 mutualistas en 2020, gestiona unos activos de 1.646 M€. Entre los datos más destacados, señalaron que los expedientes de baja de médicos crecieron un 180 por ciento en 2020. En concreto, durante los meses más fuertes de la pandemia en relación al mismo periodo del año anterior.

Estos expedientes supusieron que 11.000 médicos solicitasen ayudas durante el pasado ejercicio. De los mismos, un 45,59 por ciento fueron por baja laboral. Otro 54,55 por ciento por caída de ingresos.

“La pandemia ha demostrado que el modelo de economía colaborativa que Mutual Médica viene desarrollando desde hace más de cien años funciona. También que la gestión de ahorro de los profesionales para ayudar a los médicos es esencial para hacer frente a momentos tan difíciles como los vividos en 2020”, afirma Luis A. Morales, presidente de Mutual Médica.

Consecuencias del aumento de la baja de médicos

Este aumento de baja de médicos también tuvo sus consecuencias para las mutualidades. En el caso de Mutual Médica, esta cerró el ejercicio 2020 con un beneficio de 4,1 millones de euros. Esto es un 51 por ciento menos que el año anterior. Todo ello debido al incremento en un 27,26 por ciento de las prestaciones pagadas. Las mismas, incluyeron las bajas de médicos, alcanzaron los 26,8 M€ por la pandemia.

Pese a ello, en 2020, Mutual Médica dedicó un fondo de 2M€ en ayudas a los médicos afectados por la pandemia. Esto supuso un 22 por ciento del beneficio neto del 2019.

Ante estos datos, Morales insistía en que los resultados demuestran la elevada solidez financiera de la entidad.  “Mutual Médica está preparada para afrontar nuevos retos.  Todo ello, gracias al esfuerzo de las 128 personas que trabajan en Mutual Médica y  a la confianza depositada de nuestros mutualistas”.