Iñaki Alonso, Sevilla (21-2-2008).- Januvia (sitagliptina), que recientemente ha sido aprobado por la Comisión Europa para su tratamiento combinado en pacientes con diabetes tipo 2, es el primer fármaco inhibidor de esa enfermedad que no provoca efectos secundarios en el organismo, algo que supone “un hecho único en la historia de la farmacología”. Así de tajante se mostró la experta del Panum Institute de la Universidad de Copenhague y una de las líderes europeas en la investigación de esta patología, Carolyn Deacon, que fue la aportación estrella en el XIX Congreso de la Sociedad Española de Diabetes, que se celebró en Sevilla del 16 al 19 de febrero.

 

Deacon hizo una defensa del nuevo medicamento, de MSD, que servirá para “tener un mejor control de los pacientes con diabetes tipo 2”, ya que actúa como inhibidor de la dipeptil peptidasa 4, una enzima que “degrada rápidamente la acción de GLP-1”, una hormona de tipo incretina que contribuye a la estimulación de la secreción de insulina tras la toma de alimentos. En ese sentido, remarcó que Januvia se trata de “un fármaco ad hoc, cuya diana está definida, y que se diferencia del resto de fármacos en que no tiene efectos secundarios”. En este sentido, remarcó que los estudios realizados constatan la buena tolerancia en los pacientes. “Es una ocasión única en el campo de la farmacología”, manifestó.

 

En esta línea, señaló que es la primera vez que hay un tratamiento para los diabéticos que tiene una mejor respuesta fisiológica del cuerpo tras la ingesta de alimentos, por lo que es, a su juicio, “una terapia que no sólo favorece el control glucémico, sino que también ayuda al cuerpo humano”, no existiendo pérdida de peso u otras contraindicaciones. Deacon recordó que este medicamento se puede tomar a cualquier hora del día, ya que no interactúa con las comidas, y que es una dosis única diaria, que se puede combinar con otro tipo de fármacos. De hecho, estudios recientes publicados en el Congreso Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, celebrado en septiembre en Ámsterdam , confirma que el tratamiento combinado de sitagliptina con metformina mejora significativamente y de forma continuada el control de la glucemia en pacientes con diabetes tipo 2 que no consiguen un control suficiente a través de la dieta y del ejercicio.

 

Por otra parte, Deacon manifestó que los estudios realizados con animales demuestra que este medicamento contribuye a incrementar el número de células Beta y, además, restaura el equilibro entre células Alfa y Beta. Eso sí, precisó que es muy difícil por ahora demostrar la eficacia en humanos ante la falta de análisis clínicos específicos.

 

El miembro del Grupo de Estudios de Diabetes en Atención Primaria de la Sociedad Española de Diabetes, Manel Matas, coincidió con la investigadora danesa al añadir que el fármaco permitirá un mayor control de la diabetes, a la vez que recalcó que, acompañados por los avances que a largo plazo se darán en torno a la aplicación de la insulina inhalada, permitirá un mayor bienestar para los pacientes. Además, incidió que con la irrupción en el mercado farmacéutico de Januvia se verá beneficiado un seis por ciento de la población española, es decir, los 2,5 millones de personas que padecen diabetes de Tipo 2. Por último, reseñó que la UE optó en enero por la aprobación de la fórmula de terapia combinada con el medicamento tradicional metformina, aunque otros lugares, como EEUU, decidieron aceptar la sitagliptina como monoterapia.