Este año el III Foro de Salud Pública y Vacunas se ha adaptado a un formato virtual. Organizado por la Asociación Española de Vacunología (AEV), con la colaboración de Sanofi Pasteur, ha contado con la participación de representantes de los pacientes, especialistas de diversas áreas de la salud, decisores, gestores y legisladores sanitarios. La principal conclusión del foro es que es necesario aprender de los errores  cometidos durante esta crisis sanitaria. Para ello todos los expertos coincidían en la necesidad de una mayor inversión en salud pública y vacunas para prevenir futuras pandemias.

Esa ha sido la opinión de José María Martín-Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública. “Los decisores tienen una tendencia natural a priorizar lo urgente frente a lo importante”, por lo que la inversión en salud pública en general (y en vacunas de forma especial) queda muchas veces relegada a un segundo plano. “Sin embargo, hoy en día, y más aún tras la crisis sanitaria que hemos vividos invertir en salud pública no es una opción, sino una obligación”.

En esta línea también se manifestaba Amós García Rojas, presidente de la AEV. El mismo resaltó la necesidad e importancia de mantener la vacunación para evitar los efectos colaterales derivados de un posible incremento de las enfermedades inmunoprevenibles y paliar epidemias.

Asimismo, Agustín Rivero, presidente de Biomad, añadió que la vacuna de la gripe tiene que llegar a todos los sectores de población, no solo a los más mayores o a la población infantil, porque para algunos colectivos como profesionales sanitarios o pacientes crónicos es imprescindible.

La inversión en salud pública y vacunas es rentable

El director del Observatorio Europeo de Políticas y Sistemas Sanitarios, Josep Figueras, que ha señalado que “la COVID-19 ha supuesto una cura de humildad”. A esta idea se unía David Cantarero, profesor titular en la Universidad de Cantabria. La conclusión era que desde la perspectiva de la economía de la salud es clave destacar que la inversión en este ámbito es rentable. Para ello hay que visibilizar estos resultados. “En la financiación sanitaria habría que hacer más finalista la disponibilidad de estos recursos”. Sobre todo porque van a ser escasos “y es clave la equidad para afrontar futuros repuntes”.

Por último, Carina Escobar, presidenta de la Plataforma de Pacientes, y Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza, han destacado el abandono sufrido por los pacientes. Por ello concluían que la salud pública y la prevención son pilares fundamentales del sistema sanitario. “Su organización debe ser transversal e ir más allá de los hospitales, abarcando también la Atención Primaria”, matizaron.