Redacción, Cádiz.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) augura que la depresión será la segunda causa de discapacidad que en el año 2020. Así pues, dado el hecho de la creciente importancia que está adquiriendo este trastorno, algunos de los expertos reunidos en el XXV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacología (SEF) han advertido que, sin embargo, no está siendo acompañada de mejoras en su tratamiento global. Ya que durante esta vigésimoquinta edición se ha destacado el gran avance teórico experimentado en el ámbito de la neuropsicofarmacología, cuya importancia y relevancia se ha puesto de manifiesto en diversas ponencias impartidas en este congreso. En este sentido, se han expuesto los resultados de recientes investigaciones sobre el abordaje farmacológico de la esquizofrenia, la psicosis y diversos trastornos afectivos, y sobre enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer o el parkinson.

Este encuentro científico, que ha tenido lugar del 8 al 11 de octubre, ha versado sobre los métodos y hallazgos en farmacología experimental y clínica ha reunido, por vez primera, a expertos del ámbito experimental y del clínico, para que cada grupo pueda aportar y su visión sobre diversos aspectos relacionados con la investigación y la aplicación clínica de la farmacología, lo que supone una combinación necesaria para el desarrollo de nuevas soluciones terapéuticas.

Otra de las grandes áreas de debate ha sido la investigación en el ámbito de la Psiquiatría, por una parte, los profesionales reunidos en Cádiz han incidido en que la dificultad no es encontrar nuevas moléculas que investigar, sino el ser capaces de seleccionar aquéllas que merezcan ser investigadas. Igualmente, los profesionales de la investigación farmacológica han destacado los ensayos clínicos en esta disciplina por la dificultad de su desarrollo y análisis, frente a ensayos en otras áreas. En esta línea, durante el Congreso se han debatido temas tan controvertidos como la idoneidad de emplear grupos placebo en los ensayos de nuevos psicofármacos, y la necesidad de tener un mejor conocimiento de la naturaleza y la respuesta al placebo, de forma que se pueda distinguir entre los efectos de éste y la respuesta al nuevo fármaco.

Por otra parte, se ha incidido en la idea de que la seguridad preclínica y los estudios farmacogénicos son un requisito básico actualmente regulado por las Autoridades antes de empezar un estudio clínico, y sobre cómo las nuevas tecnologías han modificado significativamente los procesos de descubrimiento de nuevos fármacos y continuarán haciéndolo en el futuro.

Este XXV Congreso, declarado de interés sanitario por el Ministerio de Sanidad y Consumo, fue inaugurado por el director general de Organización de Procesos y Formación de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, Antonio Torres Olivera, y en él se ha dado cita más de 250 investigadores de toda España. En este marco congresual, también se han presentando diez innovaciones terapéuticas para el abordaje de patologías como el alzheimer, EPOC, esclerosis múltiple,leucemia mieloide, trastornos gastrointestinales, o la esquizofrenia, entre otras. Además, también tuvo lugar la Asamblea de la SEF, durante la cual se presentó el Premio en Farmacología 2004, y se procedió a la entrega de una serie de galardones, así como la entrega de las Becas Congreso.