Prácticamente el cien por cien de los pacientes diabéticos que reciben un trasplante de islotes pancreáticos consiguen independizarse de la insulina, según demuestran las experiencias llevadas a cabo en el Instituto de Investigación sobre Diabetes de Miami (Estados Unidos) desde 2000. Pese a estos "fabulosos" resultados, expertos internacionales reunidos en Madrid advirtieron que sigue siendo necesario el uso de inmunodepresores y fueron cautos al destacar que por el momento se desconoce si existen "complicaciones" asociadas a este procedimiento a largo plazo.

Esta técnica ha obtenido "resultados fabulosos y únicos" en los enfermos a quienes se ha practicado, aseguró el doctor Rodolfo Alejandro, que trabaja en el centro norteamericano.

Intervenciones desde el año 2000

Según explicó, desde que en el año 2000 se empezaron a realizar estas intervenciones en el instituto estadounidense, "prácticamente el cien por cien de todos los pacientes trasplantados han logrado independizarse de la insulina", y según su experiencia, el porcentaje debería mantenerse en todos los enfermos y a largo plazo "si se trasplantan los suficientes islotes".

No obstante, es necesario "prevenir el rechazo del tejido y la recurrencia (de la enfermedad), para lo que se necesitan fármacos inmunodepresores", añadió, señalando que, de lograrse estos objetivos, "los islotes tienen que durar y funcionar los mismos años que el paciente" viva.