Recientemente el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social sacaba a consulta pública el Plan de acción para fomentar la utilización de los medicamentos reguladores del mercado en el Sistema Nacional de Salud: medicamentos biosimilares y medicamentos genéricos, que contempla, entre otras medidas, la prescripción de fármacos por principio activo. Por ello, con el objetivo de recopilar propuestas de mejora y de articulación de las medidas presentadas, Kern Pharma ha organizado una jornada a este respecto.

En la misma han participado la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), la Asociación Española de Biosimilares (BIOSIM), profesionales, gestores y miembros de la Administración.

Tal y como aportaba Ana Vieta, directora de Policy & Value de Kern Pharma, “este Plan constituye una muy buena oportunidad para realizar cambios normativos de calado que consigan dar a los medicamentos genéricos y biosimilares el impulso que se merecen”.

Precisamente, este momento de consulta pública del Plan de acción, supone, según la experta, “el momento de aunar voluntades desde los distintos agentes del sector para valorar conjuntamente qué cambios permitirían este objetivo propiciando la sostenibilidad del sistema de salud, entendiendo esta sostenibilidad no solo desde un punto de vista estrictamente financiero sino en su completa dimensión”.

Diferencias por CC.AA

Una de las principales ideas que salía a relucir en este foro, era que el contexto presentado en el Plan de acción del Ministerio es una radiografía de la situación en España. De esta forma, los expertos reunidos valoraban que el sector de los genéricos se encuentra estancado y la penetración de los biosimilares cuenta con una enorme heterogeneidad entre principios activos y CCAA.

De esta forma, dado que las realidades y problemas de ambos tipos de medicamentos son diferentes, los expertos creen  necesario contar con normativas bien diferenciadas, que puedan responder eficazmente a las necesidades de cada tipo de medicamento. Además, también insisten en que fomentar el uso de genéricos y biosimilares debería ser el principal objetivo del plan y no su utilización parar reducir el coste unitario de los medicamentos.