Gracias a medidas como el manejo multidisciplinar del “Código ICTUS”, técnicas como el tratamiento endovascular (TEV) del ictus isquémico agudo han empezado a extenderse en los hospitales españoles.

Se trata de una técnica de radiología intervencionista,  que consiste en la introducción de un catéter guiado por imagen en las arterias cerebrales, para eliminar el trombo que causa la obstrucción mediante su extracción. Esta técnica es aplicable en las primeras horas, después de realizar una prueba de imagen para poder seleccionar a aquellos pacientes subsidiarios de tratamiento. Ya ha demostrado en diferentes estudios científicos que, sumada al tratamiento estándar, obtiene tasas de recanalización de hasta el 88 por ciento. Es decir, que logra una apertura de la arteria de casi el 90 por ciento, lo que revierte en que la sangre llegue antes al cerebro.

Ese será el principal tema de debate en el contexto de la jornada conjunta dedicada a la radiología de urgencia,  que se celebrará del 7 al 7 de octubre en Sevilla, organizada por la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), la Sociedad Española de Medicina de Urgencias (SERAU), la Asociación de Radiólogos del Sur (ARS), y la American Roentgen Ray Society (ARRS), que agrupa a un importante número de los radiólogos de los EE.UU. y es una de las referencias mundiales en formación de la especialidad.

Como antesala a la misma, el radiólogo Antonio López-Rueda,  ha explicado que “cada media hora que pasa desde los primeros síntomas del ictus supone que un 10 por ciento más de pacientes tendrán secuelas que les harán ser dependientes, por eso es tan importante restablecer la circulación de la sangre que llega al cerebro lo antes posible. cuanto antes abramos la arteria ocluida, antes llegará la sangre al cerebro y menos posibilidades habrá de que el paciente tenga secuelas graves como la parálisis”. Por eso es tan importante que los expertos se reúnan para avanzar más en la aplicación de esta técnica.

Para añadir más información, desde la SERAM afirman que según estudios, el uso del TEV aumenta de un 40 % a un 77 % la tasa de independencia. es decir, el número de pacientes que no tienen secuelas graves que les conviertan en personas dependientes, como puede ser la parálisis. Así, el experto concluía que “Desde hace dos años hay evidencia de que, en un buen número de pacientes seleccionados que tienen un ictus isquémico, el tratamiento endovascular es una herramienta muy eficaz”. Por esta razón, los radiólogos recomiendan que se aplique de forma generalizada, ya que mejora sustancialmente el pronóstico de los pacientes, que hasta ahora solo contaban con los medicamentos trombolíticos por vía intravenosa.

La situación de las tecnologías de imagen médica en España

Además de hablar sobre la TEV, durante esta jornada se van a presentar tres informes que analizan en profundidad la problemática de las tecnologías de imagen médica en España. El propósito de dichos informes es recoger también diversas propuestas sobre la renovación tecnológica de los equipos de  imagen médica. Tal como destaca Pablo Valdés, vicepresidente de la SERAM “los tres informes nos dan una visión general de la situación, confirman que la tecnología actual está obsoleta y establecen criterios y recomendaciones éticas y legales que garanticen que su renovación y que su uso van a hacerse de manera adecuada”.

La jornada,  que reunirá cerca de 400 radiólogos españoles y norteamericanos, se difundirá además en las páginas web de las sociedades participantes, tanto para un gran número de radiólogos norteamericanos como hispanoparlantes.