El sábado 18 de junio, la Sociedad Española de Reumatología ha celebrado ‘Lo Mejor de EULAR Review 2022’. El evento ha contado con la colaboración de Galapagos. Durante el mismo, se han presentado avances de posibles tratamientos CAR-T en lupus.

Además, se han presentado otros resultados interesantes en otras enfermedades reumáticas. Como ejemplo, un estudio se centraba en la administración de ciclofosfamida de forma intravenosa a las dosis necesarias para el manejo de EAS. Esta demostró  no producir un aumento estadísticamente significativo en la incidencia de neoplasias. Igualmente, se ha abordado que existe una alteración similar en el flujo coronario tanto en pacientes con AR como en aquellos que tienen diabetes mellitus, comparados con la población sana. Otro trabajo revela que una menopausia precoz lleva a niveles de actividad más altos y conlleva una peor calidad de vida en pacientes con artritis reumatoide.

Asimismo, en el ámbito de la imagen, también recoge un trabajo que demuestra que las alteraciones estructurales esofágicas con TAC pueden ser útiles para apoyar el diagnóstico de esclerosis sistémica en casos dudosos. Sin embargo,  para “predecir” la evolución desfavorable de la enfermedad pulmonar intersticial (EPI) es más útil la clínica.

Tratamientos CAR-T en lupus

Respecto a las novedades de tratamientos CAR-T en lupus, destaca de un trabajo alemán en el que se han tratado 6 pacientes con LES refractarios a cualquier tratamiento. El trabajo mostró la seguridad del tratamiento con CAR-T . Es decir, al no desarrollar ningún paciente el síndrome neurotóxico, infecciones ni otra toxicidad grave.

Exponía más datos sobre estos tratamientos CAR-T en lupus Carlos de la Puente Bujidos, reumatólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. “Lo más destacable es que todos los pacientes obtuvieron una remisión sin tratamiento. Además, a largo plazo, mantuvieron negativos los anticuerpos antinucleares. Hoy en día aún no está disponible para este tipo de pacientes, pero parece ser un tratamiento prometedor. Esperemos que se confirmen a largo plazo estos resultados para poder utilizarlo en la práctica en el futuro”.

En la misma parcela el especialista resalta otro estudio multicéntrico francés, en el que participaron 96 pacientes, y que valoró si la suspensión del tratamiento de mantenimiento tras la nefritis lúpica al cabo de 2-3 años era igual al mantenimiento del mismo. Tras el análisis se observó la superioridad del mantenimiento del tratamiento (sin aumento de la toxicidad, aunque con un mayor coste) al lograr una mejor evolución en cuanto a recidiva de la enfermedad renal.