E.P. Madrid.- Los expertos creen que herramientas biotecnológicas relacionadas con la bioinformática, la automatización en la separación, identificación e interacción de proteínas, así como con la producción y uso masivo de modelos animales transgénicos podrían estar implantadas para el año 2010, según las primeras conclusiones de un informe sobre el impacto de la biotecnología en el sector sanitario español, presentadas en Madrid.

Esta investigación, realizada conjuntamente por Genoma España y el Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPTI) entre 111 especialistas españoles, pone de manifiesto que, pese a las perspectivas optimistas, "la posición competitiva de la biotecnología española es baja, con una escasa presencia industrial como carencia más acusada".

Además de las citadas herramientas de más pronta implantación, los expertos encuestados auguraron como grandes tendencias en biotecnología aplicada a la salud humana el desarrollo de fármacos a un menor coste; de terapia celular e ingeniería de tejidos que sustituyan a algunos tratamientos con medicamentos; y de terapia y vacunas génicas, como vía para solucionar enfermedades congénitas o adquiridas; y expresar de forma "más estable y dirigida" los anticuerpos en el individuo a inmunizar.

Asimismo, destacaron las posibilidades que ofrece el diagnóstico molecular y prognosis de enfermedades, lo que permitirá "diagnósticos más concretos, terapias más efectivas y con menos efectos secundarios e incluso conocer los riesgos de padecer ciertas patologías" y las posibilidades de respuesta de los pacientes a los tratamientos.

"Papel fundamental" en la Medicina

En este sentido, el director general de Fundación Genoma, Jose Luis Jorcano, precisó que el conocimiento cada vez mayor de la relación existente entre los genes y las enfermedades de las personas convierte esta tecnología en "una de las que a medio plazo va a jugar un papel fundamental en la Medicina".

Con las tecnologías que se desarrollan actualmente, y que "se espera estén disponibles en unos 5 años, el coste estimado de realizar un ‘historial genético’ oscilará "entre 1.000 y 10.000 dólares por persona", lo que para Jorcano no es un precio elevado si se tiene en cuenta el mayor rendimiento de los datos, eficacia de terapias y ahorro de costes hospitalarios que conllevará.

En opinión de los encuestados en este informe -que se presentará el próximo día 27, durante el foro BioSpain 2003-, otras tecnologías de futura implantación y notable importancia serán las relacionadas con la proteómica, las células pluripotenciales, los biochips, la farmacogenética y la secuenciación genómica a velocidad ultra-rápida, así como plataformas tecnológicas y desarrollo de terapias individualizadas.

"Estas tecnologías van a cambiar el concepto de diagnóstico, pronóstico y tratamiento" de las enfermedades, y requerirán, entre otras la aplicación de la biología de sistemas, que integra todos los conocimientos derivados de estas nuevas tecnologías, pero la figura del médico será igual de necesaria que en la actualidad, añadió Jorcano, asegurando: "Esto no cierra nada, es una ventana que se abre".

Retraso de España

Sin embargo, reconoció que en la comparación de elementos competitivos realizada en el estudio España "no ha salido muy bien parada" en relación a otros países europeos, y puso de manifiesto barreras objetivas que se unen a la dificultad que implica la propia investigación de sistemas biológicos por su complejidad.

Entre éstas, señaló la "descompensación" entre la financiación pública y privada (tradicionalmente más escasa en España) de este tipo de investigaciones, la falta de capital de riesgo y el déficit de infraestructura y equipamientos en red.

"Tenemos que movilizar a la industria y crear intereses en las empresas para que inviertan en España", señaló por su parte Miguel Vega, director de unidad de la Fundación Genoma, quien se mostró firmemente convencido de que "muchas de estas tecnologías se aplicarán en el ámbito público" de la sanidad española. "España no puede quedar al margen de ésto", ahondó Jorcano.

El avance de conclusiones del estudio destaca como objetivos prioritarios en España para reducir la desventaja declarada en esta materia el desarrollo de biochips para el diagnóstico molecular, de la ultra-secuenciación genómica, la bioinformática y la predicción y establecimiento de estructuras terciarias de proteínas.

Asimismo, los especialistas instan a promover la automatización en la separación e identificación de proteínas y los laboratorios vituales, además de mejorar la cualificación de los recursos humanos, tanto en el ámbito investigador como en del sector empresarial.