Con motivo del 6º Círculo Sanitario organizado por AMYTS (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid), bajo el título “Modelo sanitario, sostenibilidad y papel de los médicos”, diversos expertos han analizado la actual situación del sistema sanitario y la necesidad de asunción de liderazgo por parte de los profesionales como único camino al mantenimiento del Sistema Nacional de Salud (SNS).

En este sentido, el Dr. Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, ha asegurado que “estamos a las puertas de un cambio en el SNS”, en el que los médicos “han de ser los principales protagonistas” a la hora de llevar a cabo las reformas que sean necesarias para garantizar la asistencia, la investigación y la docencia.

Asimismo, el Dr. Ezquerra ha reclamado un espacio de participación “propio y exclusivo” de la profesión, asegurando que los problemas que existen en el sistema, tales como la inequidad o la pérdida de control asistencial, se deben superar con los médicos como centro de decisión del sistema sanitario. Así pues, el Dr. Ezquerra ha  insistido en que la tarea pasa porque los políticos escuchen a los profesionales, puesto que “no somos el enemigo”, a lo que ha añadido que “es necesario que nos apoyen y pongan a disposición lo necesario sin pensar sólo en la eficiencia y el gasto”.

Al hilo, el Dr. Ezquerra ha exigido una “mesa propia de generación de conocimiento” hecha por y para los profesionales.

El Modelo Bamberg apuesta por un nuevo estatuto profesional

Por su parte, Ignacio Para, presidente de la Fundación Bamberg, además de corroborar la intervención del Dr. Ezquerra, señalando que “son los médicos los que deben ser capaces de gestionar el sistema y por tanto garantizar su futuro”, ha recordado los principales puntos del Modelo de Futuro de Gestión de la Salud de Bamberg que presentaron en abril de este año, en el que se plantea, además de “no gastar lo que no se tiene y crear riqueza”, tal y como ha manifestado, la necesidad de trabajar por la promoción de la salud, gestionando los factores de riesgo. gestionar eficientemente aplicando modernas técnicas de gestión. emplear todos los recursos sanitarios, tanto públicos como privados. regular para conseguir más transparencia en la información. posibilitar la libre elección de médico y centro. competir e innovar y ver qué servicios sanitarios son vitales y cuáles no, de manera que, como ha afirmado Para “son los médicos los que han de definir cuándo una prestación está sujeta a seguro público y cuándo no”.

Así pues, para alcanzar estos retos, Para ha asegurado que no se consiguen con voluntad sino que es necesario un cambio en el modelo de política sanitaria, donde la financiación, el aseguramiento y la provisión de servicios vayan por separado y donde se conciba la gestión integrada e integral de la Salud, en la que los médicos de Familia han de tener la consideración de especialistas y donde la Atención Primaria no ha de ser de “segunda”, sino “vital y muy importante” ya que estos profesionales son los que gestionan los factores de riesgo de la población.

Por lo que se refiere a la profesión, el informe Bamberg, tal y como ha recordado Para, apuesta por la “potenciación” de los profesionales sanitarios que han de estar gobernados por profesionales y expertos en gestión de organizaciones empresariales sanitarias. por “poner en valor” el carácter profesional del médico, de forma que éste “ha de ser una autoridad pública”, independientemente de si está en la pública y privada. del mismo modo que aboga por la retribución en función de las capacidades y competencias y no por antigüedad. por la creación de un nuevo estatuto, “no retributivo ni laboral, sino de ejercicio de la actividad”, como ha matizado, para los profesionales sanitarios y por una reforma “en profundidad” del modelo formativo universitario y de especialidades.

Política sanitaria basada en la evidencia

Por su parte, el Dr. José Manuel Freire, portavoz de Sanidad del Partido Socialista de Madrid en la Asamblea de Madrid, se ha referido al Libro Blanco de la Sanidad de Madrid que, tal y como ha recordado surgió como iniciativa de Tomás Gómez, como “punto de encuentro” para evaluar el futuro de la Sanidad y donde se han tratado cinco ejes estratégicos como son el “Buen Gobierno” como “referente y guía”. los pacientes como centro del sistema sanitario. la reorganización del los servicios de salud. la Salud Pública y el “nuevo contrato social” en el que se debe exigir una “política sanitaria basada en la evidencia”, tal y como ha matizado, del mismo modo que se exige una Medicina basada en la evidencia.

En este sentido, el Dr. Freire ha insistido en que la expresión “Buen Gobierno” contiene todas las claves del programa reformista del Libro Blanco y que su implicación en Sanidad pasa por implantar órganos colegiados de gobierno, a lo que ha añadido que somos el único país en el que la gestión de la Sanidad pública cambia cuando cambia el partido político.

En esta línea, ha señalado la necesidad de seleccionar gestores clínicos con criterios profesionales, no partidistas, en base a la excelencia y la calidad. bajo la fórmula del concurso y por cauces de participación “real”, lo que favorecerá, según sus palabras, la estabilidad y eficacia de los gestores, recordando que en la actualidad la vida media de un gestor en España es de 2,5 años.

“Milagro sanitario”

En otro orden de cosas, el Dr. Javier Rodríguez, portavoz de Sanidad del Partido Popular en la Asamblea de Madrid, ha asegurado que el sistema sanitario se sostiene gracias a la “excelencia de los profesionales” que mantienen salarios “miserables”, lo que ha venido a denominar el “milagro sanitario”, ya que ha insistido en que fuera de nuestras fronteras no se entiende cómo es posible mantener la calidad de nuestro sistema con los recursos limitados de los que disponemos.

Dentro del programa de legislatura de la Sanidad en la Comunidad de Madrid, el Dr. Rodríguez ha señalado la creación de tres nuevos hospitales, en Torrejón, Móstoles y Collado Villalba. la remodelación de los ya existentes, con habitaciones individuales y tecnología de vanguardia. la recepción de informes con las necesidades que perciben las comisiones de la especialidad. el respeto a la profesión sanitaria. la potenciación de centros de salud universitarios, con la presencia de alumnos de pregrado. la implantación de la receta electrónica y la potenciación del papel de Farmacia.

Ya en turno debate, han surgido temas como el copago, donde ambos portavoces de Sanidad se han manifestado en contra. la promoción de la política médica, donde el Dr. Freire ha remarcado la importancia de “no maltratar” a los médicos cuando terminan la residencia con interinidades “ofensivas” puesto que se corre el riesgo de que se vayan a otros países a trabajar. y el “machaque” continuo que existe hacia la Atención Primaria.

Por su parte, el portavoz de Sanidad del PP y el presidente de Bamberg han coincidido en que los MIR no deben ser considerados ni por cursos ni por años, sino por intervenciones realizadas y por resultados de actividad.

Asimismo, en cuanto a la financiación de la formación especializada y la formación continuada, Para ha insistido en que no se debe “demonizar” a la industria farmacéutica porque sea una empresa. Del mismo modo, ha remarcado la necesidad de poner en valor a las sociedades científicas como líderes de formación continuada.

Otro tema ha sido el papel de los sindicatos, además de poner sobre la mesa la posibilidad de crear una organización médica parecida a la British Medical Association, como “interlocutora” con los responsables políticos.

Todos han coincidido en la urgencia de avanzar en reformas que rearticulen la profesión, concretamente Para ha señalado que “es necesario despolitizar la Sanidad y profesionalizarla con los mejores elementos de gestión”.

Por último, varios asistentes al acto han reivindicado el “desbloqueo” de la carrera profesional, para incentivar al médico, y se ha criticado el “sobreuso” del profesional.

“Hacer equipo”

Por último, en la clausura del acto, Javier Fernández-Lasquetty, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha reconocido la labor de AMYTS y ha asegurado que “estamos en el peor momento desde hace 70 años” y ha recordado que el actual Gobierno ha “castigado” especialmente a la Comunidad de Madrid en materia presupuestaria, puesto que ha contabilizado 600.000 madrileños menos.

Fernández-Lasquetty ha insistido en “sacar el máximo partido a cada euro invertido en Sanidad” y en “contar con la participación activa de los profesionales”, a lo que ha añadido que es básico “hacer equipo”, en la medida de lo posible, para asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Asimismo, ha reconocido al médico como protagonista “absoluto” del sistema, siendo “esencial” que sea él quien decida lo que le conviene al paciente, siendo consciente del gasto que genera cada decisión. Además, ha remarcado que las comunidades autónomas tienen que seguir trabajando en políticas de racionalización de uso del medicamento.

Para concluir, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha manifestado que “no podemos ponernos una venda en los ojos y pensar en grandes inversiones, pero sí podemos organizarnos mejor para que la profesión pueda hacer mejor su trabajo”, a lo que ha añadido que por responsabilidad y sentido cívico “tenemos que aprovechar al 100 por cien los recursos”.

Expertos coinciden en la necesidad de