Redacción, Madrid.-La aplicación de protocolos de ahorro de sangre en ciertos tipos de Cirugía, la donación preoperatoria y el control de la anemia en el paciente crítico se encuentran entre las nuevas estrategias transfusionales previstas a lo largo de este nuevo siglo, según quedó expuesto en el IV Congreso Ibero-Latino-Americano, el XII Luso-Español y el XXVI Congreso de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor.

En el marco de dicha reunión se celebró un simposio en el que el doctor Antonio Criado, del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital La Paz de Madrid, puso de manifiesto que "años atrás se transfundía con mucha más alegría, posiblemente porque no se conocían todos los peligros y secretos de la sangre, así como por la falta de desarrollo de los programas de transfusión existentes en todos los hospitales del mundo".

En este sentido, el doctor Criado aseguró, apoyándose en los resultados de una reciente encuesta, que la gran mayoría de los centros hospitalarios españoles cuentan con programas de ahorro de sangre, aunque "éstos están infradesarrollados ". "Esta situación "en opinión de Criado- puede cambiar en los próximos años al convencerse las autoridades sanitarias de que la correcta puesta en marcha de estos programas supone un objetivo de calidad y una herramienta imprescindible para gestionar los bancos de sangre en los hospitales".

Estrategias transfusionales

Sobre las estrategias transfusionales que se expusieron en el referido simposio, patrocinado por Hospital Esteve, se mencionó la donación preoperatoira de sangre, la cual, según el doctor Santiago Soler, del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital General de Alicante, "esta práctica ofrece al paciente un mejor cuidado".

Este experto no negó, por otra parte, la existencia de dudas respecto a su coste-efectividad, pero defendió que las decisiones terapéuticas para un paciente no pueden ser determinadas en exclusividad por su coste y que no se puede influir en la sociedad para que se evalúe desde el punto de vista económico".

Para el doctor Soler, la autotransfusión con predepósito, como otras alternativas a la transfusión, "pueden no ser coste-efectivas desde la óptica de la gestión económica hospitalaria", pero, en su opinión, "reduce la exposición a sangre alogénica, por lo que tanto desde la óptica social como individual, debe considerarse como una práctica beneficiosa".

Respecto a la Cirugía ortopédica, el doctor Valentín Rodríguez, del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, afirmó que las patologías tratadas en Cirugía Ortopédica presentan un ratio transfusional elevado, y que por ello, "el abordaje multidisciplinar y la combinación de técnicas puede llevar a la realización de este tipo de intervenciones con un mínimo o nulo consumo de sangre alogénica.

Por último, el doctor Miguel Vila, del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital General de Castellón, se refirió a la anemia como el problema hematológico más frecuente en el paciente oncológico, lo cual deteriora, muchas veces, los resultados de su tratamiento. En este sentido, este experto indicó que "la eritropoyetina se ha convertido en una de las principales herramientas del oncólogo, comprobándose, igualmente que su administración es capaz de aumentar la supervivencia de dichos pacientes".