Redacción. Madrid.- Una treintena de especialistas en diferentes disciplinas, que han participado en la elaboración del "Tratado de Prostatectomía Radical Laparoscópica", recién publicado, consideran esta técnica como el tratamiento de referencia para el cáncer de próstata, a pesar de las complicaciones técnicas que entraña. Para el profesor Jesús Usón, coordinador del tratado, elaborado por la Asociación Española de Urología (AEU) y el Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres (CCMI), la PRL ha sufrido una "importante transformación en los últimos años al incorporar los beneficios de la cirugía laparoscópica en un intento de adecuarse a los principios de la cirugía mínimamente invasiva".

Aunque, como señalan los expertos, la intervención de la próstata a través de técnicas laparoscópicas resulta complicada al limitar significativamente el campo quirúrgico a la pelvis, "sin embargo", indica el profesor Usón, "esta técnica va dirigida a resolver uno de los problemas más importantes en cirugía urológica, el cáncer de próstata localizado. En el tratamiento de esta enfermedad, la cirugía se va a someter al desafío de técnicas no invasivas como la braquiterapia, crioterapia, terapias genéticas, etc., sin embargo presenta la ventaja de ser la única técnica que extirpa el tumor por completo".

Las nuevas tecnologías y el diagnóstico cada vez más precoz del tumor de próstata, recuerdan los expertos, han permitido un abordaje quirúrgico menos invasivo, lo que, en última instancia, se traduce en una mejor calidad de vida del paciente. En la actualidad, las técnicas laparoscópicas ocupan un lugar creciente como alternativa a la cirugía tradicional urológica, incluida la del cáncer de próstata. Frente a este tumor, la laparoscopia tiene unos objetivos inmediatos: reducir la morbilidad operatoria y mejorar los resultados funcionales de control de la orina y de la actividad sexual.

Dificultad técnica

Desde hace pocos años, la PRL ya es realidad en numerosos centros que cuentan con una experiencia que puede cifrarse en centenares de casos. En la actualidad, la PRL ha alcanzado en Europa resultados similares e incluso superiores a los obtenidos con la cirugía convencional en términos de tiempo operatorio, estancia postoperatoria, complicaciones, etc. Sin embargo, según los expertos, "no es una técnica de fácil aprendizaje debido a la dificultad técnica que presenta". De hecho, la PRL está considerada en la actualidad la intervención laparoscópica urológica que mayor dificultad técnica plantea.

La primera fase en el aprendizaje de esta técnica es practicar en modelos inanimados y complementarlo con la práctica en modelos animales experimentales, según los especialistas, que han participado en la elaboración de este manual con el fin de ofrecer al lector una visión práctica y sencilla de esta intervención quirúrgica.

Tal y como indica el presidente de la Asociación Española de Urología, el doctor Óscar Leiva, este tratado, primera obra en castellano que explica al detalle cómo extirpar la próstata con cirugía laparoscópica, "constituye el punto de partida de una serie de proyectos docentes que estamos potenciando desde la Asociación con el objeto de que tanto nuestros hospitales como la especialidad de Urología en España se adapten a las necesidades del momento actual. La descripción y el desarrollo del manual facilita la comprensión de los distintos pasos en esta complicada técnica. A este respecto, la excelente iconografía sirve de gran ayuda".