Se habla mucho sobre Medicina de precisión  desde el punto de vista teórico, pero lo cierto es que lejos de ser una cuestión de futuro, hace tiempo que la Medicina ha empezado a aplicarse de forma personalizada según las necesidades de cada paciente.

Es por ello que parlamentarios nacionales y autonómicos, junto con altos cargos de instituciones públicas, han participado en el XI Foro de Sanidad del  Centro de Estudios de Políticas Públicas y Gobierno (CEPPYG) para debatir sobre “La Medicina de Precisión en el Sistema de Salud”. El encuentro fue inaugurado por Fernando Galván, rector de la Universidad de Alcalá; y  Florencio García Madrigal, vicepresidente de las Cortes de Aragón.

En cuanto a los temas más candentes, Lorenzo Montserrat, CEO de Health in Code,  dejó claro que los avances en la investigación en genética contribuyen a la mejora en el diagnóstico y atención de pacientes con cardiopatías y otras enfermedades. Unido a esa idea, Santiago Canals Gamoneda, director del Departamento de Neurobiología Celular y de Sistemas del Instituto de Neurociencias (CSICUMH), explicaba que concretamente en su grupo de investigación desarrollan nuevas aproximaciones basadas en análisis big data sobre imagen cerebral. Así, el experto explicaba que estas podrían proporcionar información crítica para que el médico diagnostique con más precisión, realice pronósticos más acertados y que ajuste los tratamientos a cada individuo.

Similar era la idea de Javier Sancho, director del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de Zaragoza, que incidía por su parte en que “la medicina de precisión es ya una realidad y disponemos de nuevos fármacos eficaces para combatir, por ejemplo, determinados tumores. Generalizar esta medicina exigirá un gran esfuerzo inversor que se verá recompensado una vez que las técnicas de interpretación genética se perfeccionen y el proceso de descubrimiento de fármacos se optimice”.

Una perspectiva organizativa

Durante el acto también intervinieron  diferentes personalidades del mundo de la gestión. Entre ellos, Julio Zarco, ex director general de Coordinación a la Atención al Ciudadano y Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, que manifestaba que “cuando hablamos de medicina individualizada, lo hacemos de concretar la asistencia sanitaria y las acciones terapéuticas. Los grandes avances científicos y tecnológicos conllevan una medicina de vanguardia, cuyas grandes áreas de desarrollo son la genómica y la terapia celular”.

En la misma línea, Antoni Gilabert Perramon, director del Área de Farmacia y del Medicamento del Consorci de Salut i Social de Catalunya, aseguró que el futuro de la medicina de precisión “pasa por convertir un relato perfecto en una opción coste-efectiva en la práctica clínica real. Para su incorporación en el sistema sanitario público —añadió— deben abordarse como mínimo dos debates clave: el de la eficiencia y el de la solvencia. La eficiencia debe resolverse con la evidencia. Mientras que la solvencia debe abordarse con un debate social profundo sobre la generación y reasignación de los recursos económicos del sector público”.

Dando otra perspectiva, Pedro Rey Biel, Research Associate Professor de Barcelona Graduate, se centró en otra de las claves de la personalización de la Medicina, como son las bases de datos, que si bien son esenciales, suponen también “un problema importante de bien público, en el que las preocupaciones por la seguridad, privacidad y control pueden impedir su pleno desarrollo”.

Como conclusión a este encuentro, Enrique Castellón, presidente de Cross Road Biotech, manifestaba que  “hemos explicado a los representantes de los ciudadanos, qué evolución tendrá la medicina en los próximos años. Dicha evolución vendrá dada por una capacidad tecnológica que permitirá identificar las características personales de los pacientes y su respuesta a diferentes tratamientos”.