El cáncer de mama triple negativo es uno de los más agresivos, con peor pronóstico y sin terapia dirigida, aunque el desconocimiento sobre el mismo impide saber cómo frenar la resistencia a tratamientos como la quimioterapia. Ahora un grupo de expertos ha descubierto algo más sobre este mecanismo.

En concreto, un nuevo trabajo dirigido por Sandra Peiró, investigadora principal del Grupo de Dinámica de la Cromatina en Cáncer del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha descubierto que el ADN de las células tumorales de este tipo de cáncer está mucho más compactado de lo habitual en comparación con otros tipos de células tumorales, lo que provoca mayor resistencia a la quimioterapia. Tal y como explica Peiró, “esto hace que sea más difícil que los fármacos basados en el daño del ADN tengan acceso a este ADN, produciéndose por tanto una resistencia a este tipo de tratamientos”, en este tipo de cáncer triple negativo.

Este trabajo ha sido publicado en la revista Oncogene, y señala como la descompactación de la cromatina podría ayudar a mejorar la eficacia de estos fármacos en cáncer de mama triple negativo.  Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación ha podido comprobar como la oxidación de la histona H3 es clave en la inducción de la compactación del ADN y como esta compactación estaría relacionada con la resistencia a tratamientos.

Un inhibidor de LOXL2

¡Por otra parte, este mismo trabajo  ha permitido observar que la inhibición de la enzima LOXL2 evitaría que se produjera esta compactación, que se ha visto que es muy habitual en el cáncer de mama triple negativo, y que dificultaba el acceso de los fármacos al núcleo de las células tumorales. “Esto se produce en diferentes tipos de tumor, pero hemos visto que en los de mama triple negativo, que son de los más resistentes a los fármacos convencionales, esta enzima LOXL2 se da en una gran cantidad. Esto podría indicar que es uno de los mecanismos de resistencia de estos tumores”,  exponía Peiró.

Así,  si bien por el momento solo se ha podido probar en células in vitro y en modelos de ratón, los datos obtenidos señalan que una inhibición de LOXL2 en combinación con fármacos de quimioterapia convencional podría tener resultados relevantes en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo.