E.P., Madrid.- Expertos reunidos estos días en la IX Conferencia Europea sobre Aspectos Clínicos y de Tratamiento del VIH/Sida en Varsovia han destacado la importancia de diseñar una nueva terapia estándar capaz de controlar la infección pero con combinaciones más sencillas, menos dosis y comprimidos, que se adapten al estilo de vida del paciente.

La presidenta de la Sociedad Europea del Sida, Christine Katlama, ha declarado que desde el diagnóstico de los primeros casos de la enfermedad en los años 80 y el posterior desarrollo de tratamientos antirretrovirales, los constantes avances terapéuticos han hecho posible que ahora se pueda hablar de esta infección como una patología crónica.

"Los últimos logros ofrecen grandes posibilidades de control de la enfermedad tanto en pacientes con varios fracasos como en aquellos otros que reciben la medicación por primera vez. La disponibilidad de terapias una vez al día y la notable reducción de la toxicidad contribuirán a mejorar la calidad de vida de las personas infectadas y mejorar el cumplimiento", señala Katlama.

Los médicos reunidos en Varsovia destacaron la importancia del tratamiento de inicio. El doctor Jan van Lunzen, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Eppendorf en Hamburgo (Alemania), aseguró que es fundamental lograr una rápida supresión del VIH de tal modo que el virus tenga pocas oportunidades de mutar y desarrollar resistencias.

Acceso igualitario a los tratamientos

Por otra parte, la Sociedad Europea del Sida también ha reclamado, durante este Congreso, un acceso igualitario a los tratamientos antirretrovirales en el este y el oeste de Europa, ante la rápida propagación del VIH registrada en los países del antiguo Telón de Acero.

En un comunicado conjunto, los 2.500 delegados de 51 países que conforman esta Sociedad Científica advierten de que los países del este se enfrentarán a "una tasa elevada de mortalidad" en los próximos diez años si los pacientes actualmente infectados por el VIH no acceden al tratamiento estándar que se ofrece en la Europa occidental.

"Los nuevos casos de infección podrían empezar a provenir del este a través de la industria del sexo", ha señalado por su parte el vicepresidente del Congreso, el polaco Andrzej Horban.

En la misma línea, Christine Katlama, del hospital parisiense la Pitié-Salpetrière, señaló que "cuando un paciente demanda una ayuda médica en un estado precoz de la enfermedad, se puede retardar el desarrollo del sida durante una docena de años".

Por otro lado, la Sociedad Europea del Sida considera que los Gobiernos deben igualmente "jugar un papel muy importante en la prevención" de esta enfermedad. "Mantener relaciones sexuales seguras es suficiente para la protección contra el virus", destacan los delegados del congreso reivindicando la puesta en marcha de una campaña informativa.

Según datos de esta Sociedad Científica, de los cerca de diez millones de seropositivos del continente europeo, cerca de 1,2 millones viven más allá de la frontera este de Polonia, especialmente en Rusia y Ucrania.