En los últimos 8 años no se ha avanzado prácticamente nada en la revisión e instauración de los nuevos programas formativos de la mayoría de las especialidades. Así se ha puesto de manifiesto en el XX Curso de Tutores y Residentes de la Sociedad Española de Reumatología. María Galindo, reumatóloga del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, insistía en lo que supone este problema en Reumatología. En concreto, en la especialidad se hace especialmente necesaria una actualización por el progreso tecnológico y terapéutico de las últimas dos décadas. “Esto obliga a ampliar el contenido formativo para garantizar que los residentes terminen su especialidad con los conocimientos esenciales para su desempeño profesional”.

Además de la falta de novedad en los programas formativos, tampoco se ha progresado en la revisión de los criterios de acreditación de las Unidades docentes. Todo ello, sumado al hecho de lo obsoletos que están los que aún presenta el Ministerio, poco acordes a la realidad de las unidades actuales de Reumatología. “Se ha elaborado el borrador del nuevo real decreto de formación sanitaria especializada que contempla, entre otros aspectos, la creación de áreas de capacitación específica. Tras el proceso de exposición y revisión pública, en el momento actual se desconoce si su instauración se mantiene o no”, exponía la experta.

Nuevos programas formativos y COVID-19

Otra de las ideas destacadas es que a todo lo citado se ha añadido las dificultades y el freno a causa de la pandemia por Covid-19,  en la implementación de nuevos programas formativos.  A pesar de todo ello, añade, la Comisión Nacional de la Especialidad ha seguido trabajando activamente participando en los diferentes procesos de consolidación de plazas (comunidades autónomas de Aragón y Baleares).  También en la evaluación de las solicitudes de acreditación docente. “Estos dos hechos vienen a reafirmar la importancia de ampliar el número de residentes de Reumatología en formación. También la necesidad de ‘estabilizar’ laboralmente a los adjuntos de la especialidad”, recalcaba Galindo

Durante el curso también se han expuesto los resultados de la Evaluación Clínica Objetiva Estructurada (ECOE), que tuvo lugar hace unos días. Sobre la misma opinaba Antonio Naranjo, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín. “Esta prueba es importante para la Reumatología porque es la mejor manera de evaluar las competencias de los residentes y detectar áreas de mejora. Consideró que el feed back que se transmite a los tutores mediante un informe detallado de la prueba, es fundamental”, concluía.