El Ministerio de Sanidad ha señalado que según el informe de seguimiento de casos que publica periódicamente, el riesgo de introducción en España del nuevo coronavirus originado en China en este momento se considera “muy bajo”.  En concreto, el informe establece que “el impacto para la salud pública, en caso de detectar un caso importado en nuestro país se considera muy bajo dado que, de ocurrir transmisión persona a persona del virus, ésta es limitada y se asocia a un contacto estrecho”.

Pese a ello, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias está elaborando un protocolo de actuación ante la aparición de posibles casos sospechosos en España.  Asimismo, se ha convocado a la ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta para revisar la situación, la actualización epidemiológica, así como la capacidad de diagnóstico y actuaciones de respuesta en España. Por último, también se ha decidido elaborar un documento de preguntas y respuestas para la comunicación con los ciudadanos. sobre coronavirus, para llamar a la calma y la tranquilidad.

Datos a tener en cuenta

Si bien es necesario tomar medidas de prevención, también se ha querido explicar desde Sanidad porque el riesgo de que el coronavirus llegue a España es bajo. Para empezar, España no dispone de aeropuertos con vuelos con conexión directa a Wuhan, ciudad de origen del virus, y esta ciudad no es un destino turístico frecuente, aunque se prevé en las próximas semanas un incremento de viajeros hacia y procedentes de China por las festividades del Año Nuevo Chino.

Por otra parte, se tiene en cuenta que el mercado afectado inicialmente era mayorista, por lo que no se prevé que pueda haber sido visitado por extranjeros, además este mercado ha sido clausurado como parte de las actividades de control del brote.

Además de estas cuestiones que afectan en concreto a España, a nivel europeo, las autoridades sanitarias de los estados miembros de la Unión Europea están llevando a cabo actuaciones de comunicación a profesionales sanitarios, a las autoridades de puertos y aeropuertos y al público en general.

En el caso de Francia, Italia y el Reino Unido, estos países sí tienen vuelos directos con Wuhan. Es por ello que, Francia y el Reino Unido han realizado comunicaciones a viajeros procedentes de la zona, e Italia ha implementado un procedimiento para verificar la presencia de casos sospechosos a bordo de aeronaves.