Un total de 350 personas vinculadas a la sanidad han dirigido una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, proponiendo la “Refundación del Sistema Nacional de Salud (SNS)”. En concreto, consideran que el estado actual del SNS, tras los cambios de todo tipo y la gran crisis de 2008, sumada a la actual crisis sanitaria, debe refundarse. Para ello, proponen un Pacto de Estado para la Sanidad entre el gobierno de España y los gobiernos de las Comunidades Autónomas, dado que la crisis de la COVID-19 ha demostrado que un SNS que no puede dar una adecuada respuesta puede incrementar dramáticamente la crisis económica.

Se trata de profesionales de la medicina, la enfermería, la psicología, la farmacia, el trabajo social, funcionarios, periodistas de la salud, expertos en derecho sanitario, profesores universitarios, así como varios ex – altos cargos de los gobiernos de España y de las Comunidades Autónomas de diferentes épocas.

Medidas concretas

Entre las medidas concretas que proponen para refundar el SNS, destacan algunas como un gasto sanitario como el de la media de los países de la zona euro y que las transferencias económicas del Estado a las CC. AA. garanticen que se mantiene la equidad en el SNS, algo que no sucede actualmente, como demuestran las diferencias de gasto sanitario entre ellas.

Asimismo, señalan la necesidad urgente de reforzar el Ministerio de Sanidad dotándole de los recursos humanos y presupuestarios que le permitan liderar crisis como la del COVID-19 y promover la cohesión del conjunto del SNS.

También se refieren a la Salud Pública que debe reforzarse, actualizando los planes de prevención y respuesta a pandemias, y a los Sistemas de Información, ahora dispersos, proponiendo la creación de una Oficina de Información Sanitaria que informe al Parlamento. Igualmente, no olvidan apostar por el refuerzo real de la Atención Primaria (destinándola un 25-30 por ciento del gasto sanitario), modificando su oferta de servicios e incorporando a otros profesionales y nuevas tecnologías, con gestión clínica autónoma así como coordinación o integración de los servicios sociales.

Por último, los firmantes concluyen que el SNS se halla en un momento decisivo que obliga a su actualización desde la experiencia, el rigor y la generosidad de todos.