Redacción/E.P.- Cerca de siete mil médicos de un total 66 países están participando en el XI Congreso Europeo de Gastroenterología, que se está desarrolla en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid hasta este miércoles 5 de octubre. Estos expertos reunidos en este encuentro han realizado una llamada de atención para reducir el gran número de enfermedades gastrointestinales, entre las que se encuentran el cáncer colorrectal, la infección ocasionada por Helicobacter pilory y cáncer de higado que se producen en Europa, según los resultados de un nuevo informe sobre estas patologías en el continente, que ha sido presentado por el comisario europeo para la Salud y Protección del Consumidor, David Byrne.

A partir de estos estudios, los expertos destacan el gran desconocimiento "que existe sobre estas enfermedades y la falta de ciertas infraestructuras en los sistemas de salud, si bien se destaca que el aumento tanto del diagnóstico precoz como de los hábitos de vida saludables serán vitales para reducir el número de estas enfermedades en el futuro".

Según datos de la organización de este IX Congreso, el cáncer colorrectal es el de mayor proliferación entre hombres y mujeres europeos, con unas cifras superiores al de mama y de pulmón. Además, en este encuentro, que incluye en total más de 300 comunicaciones orales y 24 lecciones prácticas, se incidirá en la adquisición de hábitos de vida saludables.

A este respecto, el presidente del comité organizador local del Congreso, Javier Pérez Piqueras,ha destacado que "es fundamental abandonar el consumo de tabaco y alcohol" y ha apostado por "los beneficios de la dieta mediterránea" como medidas preventivas más destacadas. También subrayó que "existe una tendencia mundial a realizar intervenciones con técnicas mínimamente invasivas y a utilizar las técnicas endoscópicas en la Medicina paliativa".

Cápsula endoscópica biodegradable

Precisamente y con respecto a la utilización de técnicas no invasivas, durante la primera jornada de este encuentro científico, se ha presentado una nueva modalidad de cápsula endoscópica que se autodisuelve. Esta herramienta diagnóstica está compuesta por un cuerpo biodegradable que rodea un dispositivo de radio frecuencia ID (RFID) y se mueve por el intestino de forma natural, impulsada por los movimientos peristálticos. Si su excreción se retrasa más de dos días, la cápsula se autodisuelve en el tracto gastrointestinal y, por tanto, evita las complicaciones en caso de obstrucción. Hasta la aparición de este tipo de cápsulas, su uso estaba contraindicado en pacientes que tuvieran ese posible riesgo de obstrucción intestinal.El doctor Pérez Piqueras, además de presentar esta innovación diagnóstica, ha expuesto los resultados de un protocolo que está desarrollando en Madrid y que demuestra que el uso de este tipo cápsula no interfiere con el marcapasos.