Una de las dudas que se plantean los médicos al llegar a la edad de la jubilación es cómo se realiza el cálculo de la misma y si es posible continuar trabajando pese a haber cumplido la edad. A este respecto, desde el Sindicato Médico de Granada han querido recordar los requisitos de este 2020, cuyos cálculos se realizarán utilizando las bases de cotización de los últimos 23 años (276 meses) y se dividen por 322 (así convierten las bases que se abonan en 12 pagas en bases de 14 pagas), el resultado de la operación es la base reguladora.  Las bases de cotización que se utilizan se irán incrementando y en el año 2022 serán las de los últimos 25 años (300 meses y se dividen por 350).

De esta forma, para un médico que en los últimos 23 años ha cotizado en el tope máximo, la base reguladora será de 3.059,08 €, una vez hechas las operaciones anteriores.

Sin embargo, cada vez será más complicado llegar hasta el 100 por cien de la base reguladora, ya que se necesitaran  más años cotizados, lo que lleva implícita una rebaja de la pensión inicial reconocida, aunque en el caso de los médicos al cotizar por encima de los importes de la pensión máxima, a la mayoría no les afectará.

En concreto, entre los años 2020 y 2022 se necesitarán 36 años cotizados, una cifra que aumentará a 35,5 años entre 2023 y 2026, y a 37 años en el 2027.

Evitar la pérdida de poder adquisitivo

Por otra parte, desde el Sindicato Médico de Granada reflexionan que lo primero que tienen que saber los médicos es que al jubilarse perderán mucho, con relación a lo que vienen cobrando en activo, sobre todo si aún realizan guardias. Esto sucede porque, aunque la inmensa mayoría cotizan por el tipo máximo en el régimen general para el grupo 1 (Ingenieros y Licenciados) que para el año 2020 es de 4.070,10 euros/mes (este año aún no la ha subido el gobierno), doce meses al año, hay una parte importante de la nómina, sobre todo si se hacen guardias, por la que no se cotiza y por tanto no genera derechos.

Para tratar de evitar esta gran pérdida de poder adquisitivo hay pocas posibilidades, la más fácil es hacerse uno o  varios planes de pensiones, que tienen un buen tratamiento fiscal, al descontar lo aportado de los ingresos (hasta ciertos topes), puede suponer un ahorro fiscal de hasta el 45 por ciento de lo aportado, aunque al percibirlo como complemento mensual, una vez jubilado hay que pagar  impuestos, posiblemente con un porcentaje menor (el 20 o 22 por ciento aproximadamente).

Por último, desde el sindicato recuerdan que los médicos, con las guardias, trabajan en 30 años el equivalente a 40 años o más de jornada ordinaria de otras categorías o de los médicos que no hacen guardias. Una realidad que sigue sin ser tenida en cuenta.