Redacción.- La reciente celebración en La Coruña del I Simposio Iberoamericano sobre Trastornos Adictivos ha gestado la elaboración del "Documento Galicia " Iberoamérica" en el que se recoge, según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Toxicomanías (SET), Gaspar Cervera, "un plan de colaboración, de conjunción, para acercar lo más posible nuestra forma de enfrentarnos a un problema presente en todo el mundo, como es la droga". Cervera ha añadido que " el Gobierno de Galicia ha manifestado su sensibilidad con este proyecto que culminará, con su apoyo y colaboración, en la celebración del I Congreso Iberoamericano de Trastornos Adictivos que tendrá lugar en Santiago de Compostela en febrero de 2004″.

Por su parte, el delegado iberoamericano de la Sociedad Internacional de Medicina de las Adicciones (ISAM), Daniel Martínez, resaltó la excelente colaboración que se mantiene con España, aunque "a partir de este encuentro ampliaremos las relaciones en las áreas de formación, prevención y rehabilitación". En este sentido, destacó el caso de la cocaína, sustancia cuyo consumo se ha ido incrementando significativamente en España, y de la que los países iberoamericanos son los mayores productores, por lo que indicó, "es muy importante el trabajo conjunto para intentar paliar los problemas que, tanto en Iberoamérica como en España, se derivan de su abuso".

El Comisionado del Plan de Galicia sobre Drogas de la Consejería de Sanidad, Manuel Araújo, calificó el Documento Galicia " Iberoamérica de "abierto, vivo y activo, adaptado a los miembros del Simposio", para ello, dijo, "será colgado en la web del Congreso del próximo febrero con el fin de que todo el ámbito iberoamericano de los trastornos adictivos pueda realizar sugerencias de lo que en él se recoge".

Asimismo, según adelantó Araújo, "en el citado Congreso Iberoamericano de Santiago de Compostela se elaborará el documento definitivo y fundacional del Colegio o entidad iberoamericana que un futuro próximo quedará constituida".

El protocolo de dicho documento recoge, entre otras cuestiones, establecer modelos apropiados de prevención y tratamiento que puedan ser evaluados y sostenibles a largo plazo, así como el compromiso de impulsar nuevas opciones terapéuticas efectivas y pertinentes para cada grupo sociocultural.