La Fundación Freno al Ictus ha celebrado junto a representantes de las organizaciones colaboradoras, una sesión abierta para presentar la campaña “Ictus y Diabetes”.  Tal y como aportan los expertos, la diabetes es responsable del 20 por ciento de los ictus y multiplica por dos el riesgo de sufrirlo. De hecho, dos de cada tres personas con diabetes fallece por enfermedad vascular. Es decir, ictus o infarto al corazón.

Con el objetivo de prevenir los ictus asociados a la diabetes, las expertas participantes han coincidido en la importancia de la detección temprana de la diabetes. Todo ello para mantener hábitos de vida saludables, controlar el azúcar en sangre, la tensión, el colesterol y no fumar. Así, han hecho especial hincapié en que el control de estos factores de riesgo contribuye en gran medida a proteger nuestro cerebro y prevenir la relación entre ictus y diabetes.

En el encuentro participaban representantes de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Federación Española de Diabetes (FEDE)

Ictus y diabetes

Mercedes Maderuelo, gerente de FEDE, insistió en que ocho personas de cada diez no saben distinguir lo que es la diabetes. “Es importante concienciar a la sociedad sobre la posibilidad de prevenir la mayoría de la diabetes, llevando hábitos de vida saludables. Si no se actúa ante la diabetes, puede tener complicaciones a largo plazo, es muy importante informar y formar”.

Otra cuestión es si la relación de ictus y diabetes se ha complicado durante el confinamiento. A este respecto intervenía María Paz Pérez miembro del Grupo de Trabajo de Diabetes de SEMERGEN. La misma expuso que durante el confinamiento se ha observado un deterioro del control glucémico de los pacientes. “Hemos notado que muchas personas se han auto-excluido del sistema de salud por miedo a acudir a los hospitales. Los pacientes deben tener en cuenta que no deben pasarse por alto estas revisiones”. De esta forma insistió a todas las personas con diabetes a seguir un estilo de vida saludable, “como mejor herramienta de reducir el riesgo de ictus”.