Diversos representantes del sector salud se han reunido en la Real Academia de Medicina para celebrar un debate bajo el lema  “Defender la Salud, es un compromiso de todos”, organizado por la Fundación Bamberg, para hablar de la sostenibilidad del SNS.

Inauguraba el acto el secretario general de Sanidad y Consumo José Javier Castrodeza, acompañado de la secretaria general de Financiación Autonómica y Local del Ministerio de Hacienda y Función Pública, Belén Navarro. Igualmente, como representante del sector público, acudía a este foro la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Elena Andradas, que comentaba que  “tenemos una oportunidad para avanzar en la coordinación entre las administraciones, contamos con todos los agentes y sectores para reorientar nuestras políticas para promover la salud de la población, para ganar años de vida en buena salud”, y así acercarnos a la sostenibilidad del SNS.

Una de las principales conclusiones extraídas en este debate era que, en palabras del presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, “tenemos un problema de difícil solución, que es el de la sostenibilidad del SNS”. La solución al mismo no pasa solo por la implicación del sector salud, sino que es también una responsabilidad del conjunto de las responsabilidades del Gobierno y las Autonomías: educación, agricultura y medio ambiente, interior, trabajo, hacienda, fomento, etc., y de los ayuntamientos.

En este sentido intervenía también Marco Aurelio Rando, director general del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que declaraba que “el sistema educativo goza de una posición privilegiada por ser el lugar donde los ciudadanos adquieren parte de los conocimientos fundamentales y adquieran un estilo de vida saludable que parcharan su futuro como adulto”.

La implicación del sector privado

Tras su intervención participaba en este foro Javier Ellena, presidente de Lilly España,  que hacía hincapié en que la responsabilidad de la defensa de la Salud no debe recaer únicamente en el sector público, sino que también es una responsabilidad del sector privado. Por su parte el presidente de Abbott Luis García Bahamonde señalaba que “se acercan tiempos de abordar la Medicina de otras formas: pacientes responsables, medicina personalizada, medicina predictiva, minería de datos y avances tecnológicos que ni podemos ahora imaginar en el terreno de la genómica y el diagnóstico”.

Igualmente, intervinieron en este foro representantes de los diferentes grupos parlamentarios. Así, Antonio Alarcó, portavoz de sanidad del grupo popular en el Senado, declaró que “tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, pero necesitamos un pacto nacional para hacerlo sostenible”. Paralelamente, el portavoz del PSOE en el Congreso de Diputados, Jesús María Fernández, apuntaba que “los estudios realizados en España demuestran que la crisis económica ha tenido un impacto determinante en la situación de salud, en especial de las poblaciones más vulnerables. Por eso evaluar el impacto en salud de todas las políticas públicas y reinvertir en salud pública debe ser una prioridad de todos, en especial de las administraciones públicas”.

Por último, Boi Ruiz, exconsejero de Sanidad de Cataluña,  exponía que para lograr la sostenibilidad del SNS también es necesario realizar un cambio en el enfoque de la propia Medicina, pasando de una perspectiva reactiva, a una más proactiva, “centrada en la protección y promoción de la salud, en la prevención de las enfermedades y en su detección precoz”. Para el experto, esta es “una responsabilidad del Estado en su conjunto pues la mayoría de las decisiones en las áreas antes referidas tienen un importante impacto sobre la salud de los ciudadanos”.