E.P.- Un equipo de investigadores brasileños y estadounidenses ha conseguido transferir el núcleo de una célula somática a un ovocito, experiencia que puede suponer "un paso importante" para la creación de un óvulo artificial, según datos presentados en la reunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología.

Peter Nagy, miembro de este grupo de expertos en Reproductive Biology Associates de Atlanta (Estados Unidos) subrayó las diferencias que existen entre la clonación y esta técnica (denominada haploidización), consistente en la producción de un óvulo reconstituido que puede ser fecundado por el espermatozoide en situaciones en las que la mujer no puede producir sus propios óvulos.

Así, una de las células somáticas de la propia mujer proporcionaría el núcleo portador de cromosomas que se transferiría a un ovocito donado para posteriormente ser fecundado por el espermatozoide y crear un embrión.

Hasta ahora, los intentos realizados utilizando un ovocito totalmente maduro y una célula somática en reposo habían producido cromosomas mal alineados durante la división celular. No obstante, a la vista de los últimos experimentos este equipo confía en que se pueda superar esta dificultad.

Los investigadores han constatado que todavía quedan algunos cromosomas mal alineados, y que también existen problemas de integridad del mecanismo de sujeción de los mismos. No obstante, confían en superar pronto este problema.

"Confío realmente en que la haploidización funcionará, y si todo va bien, podremos obtener gametos artificiales en el plazo de uno o dos años. Y aunque nos encontráramos con nuevos problemas, seguirá siendo posible en tres o cuatro años", destaca Nagy.

En esta reunión se presentó también un estudio que muestra que las mujeres son más propensas a sufrir abortos espontáneos recurrentes si su primer hijo es varón. "Dar a luz como primogénito a un hijo varón es un factor de riesgo de aborto en embarazos posteriores. Por ello, hemos querido evaluar la influencia del sexo del primogénito en pacientes que han sufrido abortos espontáneos recurrentes a partir del segundo embarazo, sin que exista una explicación recurrente", destacó Ole Christiansen, secretario asesor de la Clínica de Fertilidad Rigshospitalet de Copenhague.

Así, un estudio sobre 204 pacientes que sufrieron abortos espontáneos recurrentes y fueron hospitalizadas entre 1986 y 2000, mostró a partir de información de embarazos posteriores que sólo el 54,4 por ciento de las que dio a luz un varón en su primer embarazo tuvo un segundo hijo, frente al 73 por ciento de las mujeres cuyo primogénito fue niña.