El SARS-CoV-2 no es el único virus del que hay que cuidarse, pues algunos otros virus ya existentes se vuelven más fuertes o persistentes en la época de primavera o invierno, como es el caso del rotavirus. Razón por la que la doctora Gloria Huerta García, infectóloga pediatra, hace un llamado para alentar a los padres a no abandonar la vacunación oportuna.

Rotavirus

Este virus es comúnmente transmitible vía fecal-oral y provoca malestares estomacales. También cuenta con un mayor índice de resistencia en el inicio de la primavera, el final del otoño y el invierno. De acuerdo con la literatura, puede permanecer hasta una semana en superficies, lo que facilita el contagio, por ejemplo, entre niños pequeños, en etapas tempranas de la vida.

Es considerado como una de las principales causas de mortalidad y morbilidad infantil. Entre sus síntomas incluyen diarrea severa, vómitos, fiebre y deshidratación. Casi todos los niños probablemente se infecten de rotavirus antes de cumplir los cinco años.

Vacunación oportuna

Las acciones preventivas para evitar contraer este virus son la vacunación, que debe aplicarse desde los 2 primeros meses del nacimiento y existen vacunas de dos o tres dosis, cuyo tratamiento al aplicarse completo, logra una inmunidad de hasta 5 años, ya que después de esa edad deja de ser un problema grave en los pequeños.

La diferencia entre los dos tipos de vacunas refiere a la procedencia y elaboración de los anticuerpos, ya que la vacuna de tres dosis contiene anticuerpos creados en bovinos, es decir, cubre 3 cepas diferentes, mientras que la vacuna de dos dosis es de una precisión mayor, ya que está desarrollada con la cepa humana, creando una inmunidad de mayor efectividad. Sin embargo, ambas protegen hasta en 80% de padecer un enfermedad grave por rotavirus.

La vacuna con anticuerpos contra el rotavirus cuenta con una importante recomendación de aplicación, ya que su límite recomendado de aplicación es de 6 meses / 60 días de edad. Puede incrementar el efecto adverso de una intususcepción del intestino, aunque se comprobó que la relación se encontraba en 1 de cada 14·000 a 69·000 vacunados.

Cuidar a los adultos mayores

Los adultos mayores tienen una mayor vulnerabilidad, ya que se tiene un registro de repunte en adultos mayores de 60 años, por lo que la vacuna busca crear una inmunidad de rebaño. No ha diseñado una vacuna para aplicación en los adultos mayores.

Se presume que el 80% de los niños se encuentran protegidos ante esta enfermedad, por lo que cada año se dispone de más de 100 mil dosis en el sector salud público. Sin embargo, si no se aplica adecuadamente, es decir, completando las dos o las tres dosis completas puede no crearse una inmunidad adecuada.

Retraso por COVID-19

A causa del confinamiento y la pandemia, se han presentado casos de retrasos en los esquemas de vacunación de los menores, por lo cual se hace un llamado a los médicos para sensibilizar a las familias sobre no abandonar o posponer la vacunación.

La Organización Mundial de la Salud refiere como parte de la equidad sanitaria, evitar las desigualdades en materia de salud entre la población de un mismo país, o entre países, y contar con una planeación en las políticas de salud pública, incluida la vacunación, para asegurar el acceso igualitario de las vacunas.

Gracias a esas acciones de prevención y vacunación, se ha logrado disminuir la mortalidad en más de la mitad de los menores en México y en el mundo, destacó la especialista quien también se desempeña como Gerente Médico de vacunas en GSK México.