Barcelona y Madrid han acogido dos reuniones nacionales de expertos sobre el tratamiento de la hipercolesterolemia. Así bajo el título de "Inhibidores de la absorción del colesterol y terapia de combinación: Un nuevo concepto de control lipídico", expertos nacionales en Medicina Interna, Endocrinología y Cardiología han debatido la necesidad de abordar nuevas alternativas para la reducción del colesterol LDL.

En concreto, se han centrado en la importancia creciente que está adquiriendo la terapia de co-administración en el tratamiento para luchar contra los factores de riesgo cardiovascular, tal y como ocurre en el tratamiento contra la hipertensión arterial. Los laboratorios Merck Sharp & Dohme (MSD) y Schering-Plough (SP) han organizado esta reunión, que se enmarca en una serie de jornadas que servirán como foro de debate sobre el colesterol y los beneficios que aportan los nuevos tratamientos.

El cuerpo humano tiene dos fuentes principales de colesterol. La que procede de la síntesis hepática y la que se deriva de la absorción intestinal. Hasta ahora los médicos se centraban fundamentalmente en tratar el colesterol que se sintetiza en el hígado dado que el grupo terapéutico más conocido de fármacos para el tratamiento del colesterol elevado, las estatinas, actúa inhibiendo esta fuente.

Sin embargo, sobre la vía intestinal las terapias actualmente disponibles no eran eficientes. Hoy ya existe una alternativa terapéutica eficaz para actuar sobre esta vía. En los estudios desarrollados con un nuevo medicamento, ezetimiba, se ha demostrado que su modo de acción es diferente y único entre los agentes hipolipemiantes. Ezetimiba actúa selectivamente inhibiendo la absorción intestinal del colesterol que proviene de la dieta y del biliar.

Su acción se concentra bloqueando la absorción intestinal del colesterol con un modo de acción único, sinérgico y complementario al de las estatinas. El tratamiento de co-administración con ambos fármacos, ezetimiba y estatinas, permite tratar de manera integral las dos fuentes del colesterol, produciéndose así una doble inhibición.

Uno de los expertos que han participado en la reunión, el doctor Rodríguez Padial (Hospital Virgen de la Salud de Toledo), considera necesario este tratamiento: "La mayoría de los pacientes no consiguen alcanzar sus objetivos terapéuticos hipolipemiantes por lo que necesitan iniciar un nuevo tratamiento que les permita conseguirlos. Es aquí donde es fundamental la terapia de co-administración".

Durante la jornada celebrada en Madrid se tomó como referente un estudio encargado por la Sociedad Europea de Cardiología en que se recogía que muchos pacientes de Europa con altos niveles de colesterol no alcanzan los objetivos de colesterol recomendados. El estudio, conocido como EUROASPIRE II, determinaba que sólo la mitad de los pacientes tratados alcanzaban los niveles de colesterol recomendados.

En otros estudios independientes realizados en Europa, la proporción de pacientes coronarios que no alcanzan sus objetivos de colesterol variaba entre el 50% y el 80% en determinados países. La co-adminstración de ezetimiba y estatinas viene a dar una alternativa a estos pacientes que no alcanzan sus objetivos, algo que afirmaba durante la presentación de la reunión de Madrid el moderador, el Dr. Castro Beiras (Hospital Juan Canalejo de La Coruña) quien argumentó que "con ezetimiba es posible conseguir el control óptimo del paciente dislipémico".