Redacción, Venecia.- El número de donantes vivos en Estados Unidos supera al de donantes cadáver y se prevé que esta proporción aumente en el futuro, según los datos presentados en el marco del XI Congreso de la Sociedad Europea de Trasplantes de Órganos, celebrado recientemente en Venecia. Según los últimos datos disponibles, de finales de 2001, el 52 por ciento de los donaciones de riñón en Estados Unidos procedían de personas vivas, que se presentaron dentro de un symposium bajo el título "La situación del trasplante de riñón de donante vivo en 2003: una mirada al futuro", en el marco del citado encuentro científico.

Asimismo se destacó en este symposium, organizado por Fujisawa, que el número de donantes de este tipo crece a un ritmo del 12 por ciento interanual, frente a un crecimiento de sólo un 2 por ciento de los donantes cadáver. Durante el mismo periodo de tiempo, el número de pacientes a la espera de recibir un órgano de donante cadáver creció a un ritmo del 11 por ciento anual.

Se constata por tanto que cada vez hay más interés acerca de los órganos procedentes de donante vivo, dado que el número de personas que necesitan un trasplante es claramente superior al número de órganos disponibles. El éxito creciente de los trasplantes hace que cada vez sea mayor el número y tipología de personas susceptibles de recibirlos, por lo que se prevé que la demanda de órganos sea muy superior a la oferta. Actualmente es habitual que la donaciones de riñón procedan de familiares lejanos, compañeros y amigos, además de familiares más próximos como hermanos, progenitores e hijos.