Diferentes expertos en salud mental, ante la situación excepcional que la sociedad española está afrontando desde hace unos días, han planteado la necesidad de realizar una serie de recomendaciones claves ante el reto que el aislamiento supone en la salud mental de todos los españoles, y especialmente, en aquellos pacientes con patologías previas.

Así, bajo el amparo de Lundbeck, los expertos Vicente Gasull, médico de familia y Coordinador del grupo de Salud Mental de SEMERGEN; Rafael Casquero, médico de familia y psiquiatra, miembro del grupo de Salud Mental SEMERGEN; Silvia López Chamón, médico de familia y secretaria del grupo de Salud Mental SEMERGEN; y Guillermo Lahera, psiquiatra, e investigador del CIBERSAM, han redactado firmado un documento de recomendaciones.

En primer lugar, y atendiendo a los pacientes de salud mental, en especial a aquellos con patologías como ansiedad o depresión, la primera idea a tener en cuenta es mantener el cumplimiento del tratamiento durante la cuarentena. Asimismo, se recuerda la importancia de mantener el contacto y la comunicación con su entorno familiar próximo y con sus amigos íntimos; además de mantener el contacto con los recursos sanitarios y sociales ante cualquier situación de agravamiento.

Por otra parte, otro grupo de población vulnerable a estos días de encierro y soledad son las personas de avanzada edad. Así, los expertos exponen que en los ancianos, especialmente aquellos en aislamiento y con deterioro cognitivo/demencia, se puede dar una mayor ansiedad, estrés o irritabilidad. Por ello hay que proporcionarles apoyo práctico y emocional a través de su red de apoyo (familias) y profesionales sanitarios.

Recomendaciones para la población general

Teniendo estos dos grupos de población en especial consideración, no se olvida que toda la población general también puede ver afectada su salud mental en estos momentos. Así se pide un llamamiento a la calma. “Es recomendable mantener cierta perspectiva sobre la situación. Esa calma permitirá que evitemos pensamientos catastrofistas que pueden generar un terror paralizante”.

Para ello se pide durante este aislamiento, “establecer un plan diario de actividades. No es bueno dejar pasar el tiempo sin más, conduce al aburrimiento y al abandono de uno mismo. Además, la planificación nos da seguridad y ayuda a que las horas pasen con más facilidad”.

Por otra parte, también se explica la relevancia de “no dejar los hábitos saludables. Seguir cuidando el cuerpo, vistiéndose como para salir aunque uno se quede en su domicilio, higiene, dieta saludable. Si es posible, realizar actividad física, al menos media hora todos los días”.

Otra cuestión clave es “mantenerse informado pero no infoxicado. No es bueno estar todo el día oyendo malas noticias acerca de la situación que estamos viviendo. Para estar bien informados se deben seguir las fuentes oficiales y medios fiables y rigurosos, limitando el acceso a la información a 1-2 veces al día”.

Por último, se propone “intentar siempre ser positivo y tratar de canalizar las muchas horas de confinamiento hacia algo altruista y creativo. Toda situación nueva y peligrosa provoca sufrimiento, pero a la vez, es la ocasión para descubrir nuevos aspectos positivos de los que no se tenía conciencia”, concluyen los expertos.