Redacción. Madrid.- Especialistas en riesgo cardiovascular y coronario, reunidos en Valencia en una jornada organizada por la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) y la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria (SVMFyC) para debatir sobre la prevención de las enfermedades cardiovasculares, han reivindicado la necesidad de contar con estudios propios sobre el riesgo de sufrir acontecimientos coronarios, ya que son una útil herramienta de prevención, y hasta ahora este tipo de estudios se desarrollan tomando como punto de partida tablas de producción importadas.

Los especialistas incidieron en que el control de las enfermedades cardiovasculares, primera causa de mortalidad en España, aumentaría la esperanza de vida en siete años. Todas estas consideraciones se analizaron durante la jornada en diferentes talleres.

En el primero de ellos, sobre el "Riesgo cardiovascular. Prevalencia de factores de riesgo y estrategias preventivas", Fernando Rodríguez Artalejo, Catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, insistió en la importancia de la prevención primordial y primaria basada en el abandono del tabaco, el ejercicio y la dieta, especialmente el control de la obesidad. El motivo es que existe entre un 20 y un 30 por ciento de la población mayor de 18 años que tienen 1-2 factores de riesgo cardiovascular, "de forma que si no se toman medidas se contará con un flujo permanente de personas que desarrollen enfermedades cardiovasculares".

Rodríguez Artalejo destacó que en España ya se observa una cronificación de la cardiopatía isquémica. Sin embargo, la falta de recursos, la imposibilidad de percibir los beneficios de la prevención o el escaso apoyo ciudadano dificultan esta labor de prevención.

Pedro Betancor, catedrático de Medicina Interna de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, reflexionó sobre cuál es la situación de la población española en cuanto a enfermedades cardiovasculares y la comparó con datos europeos. Pese al elevado porcentaje de personas que tienen factores de riesgo, lo cierto es que los españoles tienen una situación privilegiada respecto al resto de los países desarrollados. Por Comunidades Autónomas, Canarias, Comunidad Valenciana y Andalucía tienen una tasa de mortalidad mayor, probablemente relacionada con mayores índices de colesterol, diabetes y obesidad. Betancor insistió en la necesidad de educar a la población en hábitos sanos, como medida preventiva.

Herramientas para la prevención

En el segundo taller se habló sobre las "Tablas de riesgo Cardiovascular y Prescripción racional". Jaume Marrugat, de la Unidad de Lípidos y Epidemiología Cardiovascular del Instituto Municipal de Investigaciones Médicas y de la Universidad Autónoma de Barcelona, presentó las tablas de Framingham calibradas para la población española a partir del estudio REGICOR, que permite medir el riesgo de acontecimientos coronarios. Realizado por el Registro Geronés del Corazón es una útil herramienta de prescripción. Reivindicó la necesidad de contar con estudios propios, ya que dicho estudio se realiza a partir de una serie de tablas de predicción importadas -Framingham-, que posteriormente se han extrapolado a la población de Gerona. Sin embargo, la realidad de la población española no tiene que coincidir necesariamente con la de otros países.

Victoria Gosalvez, de la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Valencia, llevó a cabo una aproximación a las diferentes Guías de Práctica Clínica que existen en la actualidad. Se aprovechó para realizar un ejemplo de búsqueda de guías en Internet, aunque la principal conclusión que se extrae de estas guías es la hiperutilización de las estatinas en pacientes con bajo riesgo. Gosalvez hizo hincapié en la necesidad de impulsar las visitas educativas a los facultativos y aumentar el recuerdo, por ejemplo, mediante manuales. Sin embargo, ha desestimado como efectivas las sesiones magistrales o la diseminación de las guías. La opinión de los médicos al respecto es que las GPC son útiles -87 por ciento-, pero hay un 20 por ciento que no las utiliza.

Prevención primaria y secundaria

El tercer taller estuvo dirigido a la "Prevención Primaria y Secundaria de la enfermedad cardiovascular". Antonio Llergo, del Grupo de evaluación del PAPPS, presentó el programa PAPPS gracias al cual se evalúan las actividades de prevención que se emprenden en Atención Primaria, se realizan estudios de efectividad de las actividades preventivas y se conoce cuál es la percepción del usuario de dichas actividades preventivas. Según sus conclusiones, un 95 por ciento de los usuarios consideran muy importante prevenir.