Especialistas de la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia expusieron la necesidad de educar a la población general, a personal de primeros auxilios y a médicos generales sobre la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC).

El padecimiento es conocido también como infarto cerebral, una alteración neurológica que se caracteriza por su aparición repentina, causando secuelas y muerte.

Actualmente se reportan en México un aproximado de 170 mil casos al año, lo que la convierte en la primera causa de discapacidad en adultos mayores; además de ser la quinta causa de muerte en el país hasta antes de la pandemia.

Asimismo, los expertos refieren que hasta el 85% de las veces, una persona que sufre un derrame cerebral no siente dolor; es por eso que las personas suelen ignoran los síntomas y no reaccionan rápidamente para pedir ayuda.

Sin embargo, afirman que cuanto antes el paciente reciba atención médica, mayores serán sus posibilidades de una recuperación exitosa.

Los tipos de EVC

Existen dos tipos de EVC: la isquémica o infarto cerebral, que ocurre cuando una arteria se obstruye produciendo interrupción o pérdida repentina del flujo sanguíneo cerebral (lo que coloquialmente se conoce como embolia cerebral).

La anterior, agregan, es el tipo más común, ya que corresponde al 80% de los casos aproximadamente.

El otro tipo de EVC es la hemorrágica, que se presenta cuando un vaso sanguíneo se rompe, causando un sangrado dentro del cerebro.

Otros datos relevantes

  • Durante un infarto cerebral, cada minuto se destruyen 1.9 millones de neuronas.
  • El cerebro envejece 3.6 años por cada hora que pasa sin recibir tratamiento.
  • La hipertensión arterial es el factor de riesgo más común del infarto cerebral.
  • Tres de cada cuatro personas que tienen un primer infarto cerebral reportan presión arterial superior a 140/90 mm Hg, cuando la lectura normal sería por debajo de 120/80 mm Hg y por encima de 90/60 mm Hg en un adulto.
  • Uno de cada cuatro mexicanos padece hipertensión arterial.
  • Anualmente, 15 millones de personas sufren algún tipo de infarto cerebral y al menos 1 de cada 4 individuos lo padecerá a lo largo de su vida.
  • Tener un primer infarto cerebral aumenta el riesgo de sufrir un segundo (1 de cada 4 supervivientes se enfrentará a la afección de nueva cuenta).

 

La prevención es vital

Hasta el 80% de los infartos cerebrales se pueden evitar. La clave para la prevención es identificar y reducir los factores de riesgo controlables como: la presión arterial alta, el colesterol alto, la diabetes, los problemas de circulación, el tabaquismo, la obesidad y la inactividad física.

Si bien el infarto cerebral es más común en adultos mayores, la realidad es que puede ocurrirle a cualquier persona en cualquier edad.

Detectar signos de infarto cerebral

Una manera fácil de recordar los signos de un infarto cerebral es a través de la Estrategia “Camaleón”:

CA: cara colgada

MA: mano pesada

LE: lengua trabada o alteraciones del habla

ON: Acción. Llamar al 911 o a los servicios de emergencia

México cuenta con una red de hospitales públicos y privados capacitados para la atención del infarto cerebral. A través del 911 se puede solicitar información sobre las instancias más cercanas al paciente.

Otra opción para conocer los hospitales más cercanos al paciente es a través del sitio web infartocerebral.lat, mismo que funciona en toda la república mexicana utilizando un sistema de GPS y detalla la dirección de cada uno de ellos.