Según datos presentados por la Organización Mundial de la Salud, de motivo de la celebración de la semana de la inmunización, del 23 al 29 de abril, el desarrollo de las vacunas durante los últimos 30 años  se ha acelerado gracias a una mejor comprensión de la patogénesis microbiana y la respuesta inmune humana.

Actualmente estos medicamentos alcanzan una cobertura del 86 por ciento la población infantil y evitan cada año hasta tres millones de muertes. Sin embargo, aún hay margen de mejora, y es que si se lograra extender la vacunación a los 19,5 millones de niños que aún no la disfrutan (el 14 por ciento restante de la población infantil) podrían impedirse hasta 1,5 millones más de fallecimientos.

En cuanto a la situación actual, la viruela es la única enfermedad completamente erradicada de la naturaleza por el ser humano gracias a las campañas de vacunación puestas en marcha en los años sesenta. El arsenal terapéutico contempla ya más de 40 vacunas para la prevención de 25 enfermedades evitables. Asimismo,  se ha querido recordar que durante los últimos 30 años, el desarrollo de vacunas.

Como resultado, en 2016 se encontraban en desarrollo o en espera de aprobación más de 250 nuevas vacunas. En la actualidad, la investigación incluye vacunas para prevenir enfermedades como el VIH/SIDA, la malaria, la tuberculosis e incluso el ébola, así como otras para tratar enfermedades no infecciosas como algunos tipos de cáncer.

Una estrategia coste efectiva

Más allá de  los evidentes beneficios de las vacunas para la salud de las personas,  estas tienen además un notable impacto positivo sobre la sostenibilidad de los sistemas sanitarios y, por ende, sobre las cuentas públicas y las economías de los países.

En este sentido, desde Farmaindustria aportan que diversos estudios científicos, demuestran que por cada dólar invertido en vacunación infantil contra la difteria, el tétanos y la tosferina se ahorran a largo plazo un total de 27 dólares, nueve de ellos en costes sanitarios directos. La tasa de retorno de la inversión en inmunización en países en desarrollo asciende a 44 veces el coste de la vacunación, si se tienen en cuenta todos los beneficios sociales y económicos que genera.

Sólo la erradicación de la viruela ha evitado 40 millones de muertes en el mundo y ha generado un ahorro de 2.000 millones de euros anuales, según el estudio The value of vaccination: a global perspective, de Ehreth, J., y publicado en 2003 en la revista Vaccine 21.