Una de las cuestiones que se sigue debatiendo en el sector salud es la falta de transparencia, y la necesidad de implicar en la misma a todos los actores. Es por ello que desde el Ministerio de Sanidad se ha trabajo en la elaboración de un proyecto de Real Decreto para el desarrollo de la Ley 33/201 General de Salud Pública, que pretende profundizar sobre la transparencia y la regulación de los conflictos de intereses.

Una vez publicado este proyecto, se ha iniciado ya el periodo de consulta pública, previo a su tramitación, por lo que una vez conocido su contenido, desde la Federación de Asociaciones Cientifico Médicas Españolas (FACME) se ha remitido un comunicado en el que han querido apoyar esta iniciativa, pero haciendo unas valoraciones concretas sobre la misma.

En primer lugar desde FACME manifiestan su apoyo a todos los avances relacionados con la regulación y reglamentación de estos asuntos “ya que las actividades formativas organizadas por las sociedades científicas deben regirse por el marco de la transparencia, no solo con sus propios socios sino con todos los stakeholders (partes interesadas) que les afecten”.

De esta forma se considera que, de hecho, “el objetivo de transparencia global en las relaciones entre industria y los profesionales y sus organizaciones es un objetivo primario de las sociedades científicas y por tanto de FACME”, haciendo referencia dentro de esa transparencia, a los propios conflictos de intereses de los profesionales sanitarios.

Así, tras conocer este proyecto, desde FACME no olvidan matizar que las sociedades científicas tienen una misión, que no es otra que evitar el impacto adverso de las enfermedades y promover una mejor salud en los ciudadanos, a través de sus políticas de formación, investigación y promoción de la calidad asistencial y la prevención.