La Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) ha querido celebrar la puesta en marcha del Comité Asesor para la Financiación de la Prestación Farmacéutica del SNS. Sin embargo, ha querido recordar que los retos que debe abordar son importantes y que para los mismos se debe contar también con la visión de los médicos especialistas.

En concreto, se han referido en un comunicado, en primer lugar a la puesta en marcha de una propuesta de procedimiento normalizado de trabajo de evaluación clínica, evaluación económica y posicionamiento terapéutico de medicamentos en el Sistema Nacional de Salud y, también a la revisión de criterios para fijar los precios de medicamentos en el Sistema Nacional de Salud.

Sobre estas cuestiones, desde FACME insisten en que “sería necesario contar con la participación de los médicos expertos en el manejo de las enfermedades de las que se trata, de las sociedades científicas médicas y también de las asociaciones de pacientes y llevarse a cabo un debate público sobre criterios de efectividad, eficiencia y tomas de decisiones terapéuticas”.

A este respecto recuerdan que “las sociedades científicas médicas y los médicos en general estamos comprometidos con la sostenibilidad y calidad del SNS incluyendo el mejor uso de los medicamentos. Nuestro deseo es colaborar con las Administraciones Públicas para lograr esos objetivos comunes”.

Actualizar el reglamento

En esta misma línea, FACME también recoge otras propuestas como que se debe tener en cuenta la propuesta de Reglamento Europeo sobre Evaluación de Tecnologías Sanitarias y los trabajos que están actualmente en marcha con acuerdo en la Unión Europea en materia de evaluación de efectividad comparada. “Existe un Reglamento que ya tiene una aprobación de primera lectura en el Parlamento Europeo y que consagra un método basado en unos dominios clínicos de evaluación de la efectividad comparada y otros dominios no clínicos que incluyen la evaluación económica y otros como aspectos sociales, organizativos o éticos”, recuerdan.

Asimismo, advierten que es importante “evitar que se adopte un procedimiento obsoleto y poco riguroso, que consagre métodos no correctamente avalados que vienen utilizándose a nivel local en nuestro país”. Para ello, concluyen que “la propuesta para un sistema de evaluación y decisión para los medicamentos financiados en el SNS debería realizarse después de un debate sobre los criterios de efectividad, eficiencia y sistemas de tomas de decisión y no limitarse a revisar el detalle del procedimiento”.