La Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) ha elaborado un posicionamiento, tras la consulta con todas las sociedades científicas integradas en la federación, en relación con las iniciativas surgidas sobre la transparencia en las transferencias de valor de la industria a los profesionales sanitarios.

En la actualidad, la industria biofarmacéutica recaba, además de la declaración de las transferencias de valor realizadas a las organizaciones, la manifestación pública y desagregada (es decir, individualizada) de todas aquellas que se refieran a actividades formativas de los profesionales. "Esta vía de ayuda a través de organizaciones, única en el caso de FENIN, o complementaria a la individual en el caso de Farmaindustria, favorece la debida transparencia de las transferencias de valor entre industria y SSCC".

En el posicionamiento, FACME muestra sus dudas sobre la legalidad de la desagregación de datos y su publicación a nivel individual del profesional médico, sin su autorización, por lo que se recabará toda información necesaria sobre la legalidad de este procedimiento.

Asimismo, desde FACME, se considera que las sociedades científicas sean identificadas entre los co-agentes del SNS, y por tanto del empleador mayoritario. Este enfoque permitiría que este tipo de formación pueda justificadamente no estar sujeta a carga fiscal, lo que enlaza con la Proposición No de Ley (PNL), recientemente aprobada en el Parlamento.

"Las sociedades científicas nunca deben ser objeto de uso interesado, y no van a consentir serlo en el caso de que alguna otra organización, aun trabajando en el sector sanitario, pretenda alcanzar otros objetivos o defender intereses, que aún lícitos, sean ajenos a nuestros fines", señalan desde FACME. En este sentido, la Federación apunta que deben ser las normas de las sociedades científicas y no las de la industria bio-sanitaria las que regulen transparencia y fiscalidad de la formación médica.