La Federación Española de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME) ha celebrado la primera reunión del Grupo de Trabajo de Reacreditación y Desarrollo Profesional (DP) para conocer las herramientas puestas en marcha por algunas sociedades científicas de cara a abordar el proceso de evaluación del Desarrollo Profesional (DP). Liderada por el doctor Benjamín Abarca, secretario de la Federación, el encuentro ha contado con la participación de 16 de los 22 representantes de sociedades científicas que lo componen.

"Como Federación hemos apostado por utilizar las experiencias previas y aprovechar el esfuerzo de aquellas sociedades pioneras. Poner en marcha este tipo de iniciativas supone un trabajo muy intenso que debe compartirse, sobre todo para conocer los aspectos comunes entre todas las sociedades, evitar errores e incluso ahorrar costes", comenta el doctor Benjamín Abarca. "Existen muchos aspectos transversales que son comunes a todas las sociedades científicas y que pueden homogeneizarse en el desarrollo de una plataforma común que luego puede tener sus variantes en función de los matices, las particularidades de cada especialización y las competencias que tengan que acreditar".

SEPAR, SEMG y SEMERGEN han expuesto sus herramientas de DP con el objetivo de mostrar cómo puede materializarse el proceso de evaluación del desarrollo profesional planteado en el documento técnico elaborado en 2013 por la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud.

Asimismo, los asistentes han hecho hincapié en que la actualización de la credencial voluntaria tiene como fin asegurar a la ciudadanía que los médicos en activo cumplen los requisitos o estándares establecidos por la profesión, pero además ofrecen al médico la garantía de que su actualización de competencias está contrastada según unos estándares definidos previamente por las sociedades científicas. "El profesional sanitario es el protagonista principal del DP pero está arropado por las organizaciones profesionales, colegios y sociedades científicas que deben contribuir a facilitar, pensar y ayudar a construir el camino del DP. FACME y la OMC tienen que liderar este proceso, ya que la recertificación supone seguridad y aval para el profesional y una garantía para los pacientes que redunda en un Sistema Nacional de Salud más eficiente", insiste el secretario de la Federación.

FACME pone en marcha su grupo de trabajo de reacreditación y desarrollo profesional