Pilar Garrido, presidenta de FACME, ha indicado que este proyecto, el posicionamiento estratégico de FACME en Formación Médica Continuada, nace el año pasado a raíz de la reflexión que hace FACME con el Dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que se aprobó en el Pleno del Congreso de los Diputados. “Sus conclusiones nos hace reflexionar sobre el valor del peso de las sociedades científicas en la formación médica. Este papel no es bien conocido y consideramos que es nuestro deber y nuestra obligación poner en valor y dar a conocer a la sociedad todo el esfuerzo que hacemos este sentido”.

En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en el componente 18 se habla de aspectos fundamentales del destino de fondos tanto para la formación de los profesionales sanitarios y para la recertificación, que son dos de los puntos cruciales de este documento.

Actividades realizadas FACME

Tras este año intenso y el entorno histórico de lo que ha pasado, explica Pilar Garrido, “hemos decidido analizar en profundidad la formación médica poniendo el acento fundamentalmente en la formación médica continuada. Muchas de las actividades de la formación médica continuada también engloba la formación de los residentes”.

El documento recoge un listado de todas las actividades de formación realizadas por todas las sociedades científicas entre los años 2018 y 2019, “porque consideramos que el año 2020 no era representativo debido a la pandemia”.

Según ha detallado la presidenta de FACME, en ese listado se habla de la temática del formato, del sistema de acreditación, del coste y de la financiación de la formación médica continuada.

Valor de las sociedades científicas

El coordinador del proyecto, Benjamín Abarca, secretario de la Junta Directiva de FACME, ha coincidido con Pilar Garrido al afirmar que el objetivo principal del documento es poner en valor el papel y la labor fundamental de las sociedades científico-médicas en la organización y el desarrollo de la formación médica continuada, para que esta sea de calidad.

Para ello, se han definido cinco objetivos. El primero es conocer la actividad de la formación médica continuada que hacen las sociedades científicas; el segundo, definir, o tratar de hacerlo, cuál es el modelo de gobernanza que proponen desde las sociedades científicas para la formación médica continuada; el tercero, hacer un análisis del presupuesto y la estructura de costes que conlleva la financiación de las actividades; el cuarto, analizar el modelo de evaluación la calidad; y el quinto, determinar el posicionamiento estratégico en relación a la formación continuada.

Experiencia y trayectoria

Abarca ha insistido en comentar que hay un dato claro y es que las sociedades científico-médicas son las responsables del desarrollo de la formación médica continuada en los campos de conocimiento propios de su especialidad. “Tenemos experiencia y trayectoria para seguir siendo el agente clave en la organización y el desarrollo de la formación médica continuada”.

En este estudio, se han recogido más de 1.600 actividades realizadas por las 37 sociedades científicas que han colaborado en este estudio. De estas actividades, más del 80% tienen acreditación por el sistema de la Comisión de Formación Continuada del SNS, ECTS u otro sistema.

Ese mismo porcentaje de las actividades estuvieron dirigidas a la mejora de la práctica clínica, es decir, de la práctica real.

Recursos económicos

En cuanto a los recursos económicos, FACME considera que no deben establecerse barreras a la financiación de la formación médica continuada sin presentar alternativas viables y realistas, sin más límite que la transparencia y los estrictos criterios éticos.

Sobre los 10 millones de euros recogidos para la financiación de la formación, Benjamín Abarca ha recordado que no son solo para la formación médica continuada, sino para la formación de todo el personal sanitario.

En este sentido, ha recordado que casi el 75% de la formación médica se financia a través de Farmaindustria y de Fenin, el 20% con  fondos propios de las sociedades científicas y el 5% de varios, entre los que se encuentran las fundaciones.

Estimaciones de FACME

Desde FACME han estimado un coste que va desde los 340 y 870 millones de euros, “teniendo en cuenta las actividades que hacemos los profesionales al año, como son los congresos, los cursos y las jornadas de formación. En España, hay 267.995 médicos colegiados, con lo cual los 10 millones que son para todos los profesionales de la salud es una cantidad exigua”.

La presidenta de FACME ha recordado que las sociedades científicas han hecho mucho esfuerzo este último año y no han dejado de lado la formación, que se ha llevado a cabo vía webinar. “Queremos seguir siendo interlocutor en el tema de formación, ya que en las sociedades científicas reside el conocimiento científico”.