Uno de los datos llamativos del programa de Gobierno pactado entre el PSOE y Podemos es la aplicación  del traspaso de la gestión de la formación sanitaria especializada a Cataluña. En realidad, se trata de una competencia que ya se encontraba reconocida en el Estatuto de Autonomía de Cataluña, pero que hasta la fecha seguía en manos del Gobierno central.

Ante la posibilidad de este traspaso de competencias, desde la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) han querido advertir de que esta situación podría poner en peligro un sistema formativo con un reconocido prestigio internacional. “Tenemos un excelente sistema MIR con un reconocido prestigio internacional que permite acceder a la formación sanitaria especializada en base a una prueba única y común para todos”, exponen en un comunicado.

Otra de las cuestiones que despierta las alertas es que no se especifica en ninguna parte cómo se ejecutaría este traspaso y cómo se modificaría el sistema actual, cuestión que genera dudas entre los profesionales sanitarios y las sociedades científicas “Antes de tomar decisiones es necesario analizar si los beneficios de esta potencial propuesta de cambios son mayores que los riesgos en lo que a nuestro juicio será el fin de un modelo de éxito”, aseguran desde la Federación.

Tal y como afirma la Comisión Permanente de FACME, el actual modelo de acceso garantiza la igualdad de oportunidades, el acceso basado en una puntuación objetiva y la confianza en que el sistema vela por la mejor formación de profesionales en los mejores centros.

Es por ello que, en este comunicado, concluyen que “gracias a nuestro sistema MIR, la sanidad española goza de una calidad asistencial envidiable y reconocida. Su modificación y/o fragmentación deterioraría la homogeneidad de la formación de especialistas y la calidad de la asistencia sanitaria en nuestro país”.