Las insulinas se clasifican según el tiempo que tardan en actuar. Se dividen en cuatro tipos. Rápida, también denominada prandial. Esta insulina se emplea para controlar los niveles de glucosa en las comidas. En segundo lugar se encuentran las ultrarrápidas, que se utilizan en control de comidas preprandial. Hay tres tipos: la insulina Aspart, la insulina Lyspro y la insulina Glulisina.

En la siguiente posición se encuentran la insulina intermedia o insulina basal. El objetivo de este tipo de insulinas es controlar los niveles de glucosa entre comidas y por la noche. Están la  NPH, que cada vez se utiliza menos, y las premezcladas con  insulina humana normal o con análogo insulina rápida.

El cuarto lugar la ocupan las insulinas prolongadas o basal y se utilizan entre comidas y para controlar hipoglucemias nocturnas. La glargina 100 Un/ml, como Lantus, Abasaglar y Semglee, y Toujeo 300Un/ml se encuentran en este grupo.

Las insulinas de acción rápida se absorben rápidamente desde el tejido adiposo (subcutáneo) en la corriente sanguínea.

Pico de acción

Según el pico de acción, hay otra clasificación de las insulinas. De esta forma, las insulinas Aspart, Lispro y Glulisina alcanzan su pico de acción a los 60-120 minutos después de su administración por vía subcutánea, que se corresponde con el tiempo de absorción intestinal de los alimentos que produce la elevación en sangre de la glucosa después de las comidas.

La insulina regular muestra su máxima acción a los 120-240 minutos de la inyección subcutánea, mientras que la insulina NPH tiene un pico de acción que varía entre las 4 y 8 horas.

Por su parte, la insulina Detemir presenta una curva de acción más plana que la insulina NPH, con el máximo efecto hacia las 6-8 horas. Las insulinas Glargina y Degludec producen una curva plana de manera prolongada, sin un pico de acción manifiesto.

Insulinas premezcladas

Respecto a las insulinas premezcladas, el pico de acción dependerá de los tipos de insulina que integran la combinación y de su concentración; es decir, del porcentaje presente de cada insulina en cada mezcla.

Así en la combinación de insulina Aspart con insulina Aspart Protamina (NPA) y de insulina Lispro con insulina Lispro Protamina (NPL) el pico de acción se sitúa entre las 1 y 4 horas, mientras que en la mezcla de insulina Regular con insulina NPH se retrasa a las 3-12 horas.

Según la concentración, se encuentran las insulinas rápidas de 100 U/ml, como Lyspro, de 100U/ml y 200U/ml; las prolongada, como Glargina de 100U/ml y 300U/ml.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Antonio Varo Soriano, José Cristóbal Sánchez Porras, Rafael Ángel Cejas López y Carlos Javier Berral de la Rosa, de Córdoba; Andrés Mauricio Acosta Peña, Armando Jesús Grau Martín, Cristina Castella Cuesta, Eduardo Óscar Mill Ferreyra, de Girona, y Víctor Robert Campos, Rosendo Paredes Segura, Luis Uceda Carrio y José Antonio Ferrández Navarro, del Centro de Salud Florida, de Alicante.