Desde 1997 se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) el 21 de junio, enfermedad neurológica progresiva que atrofia paulatinamente de los músculos del organismo, desde los ojos, músculos de los esfínteres sin alteraciones de la sensibilidad y exceptuando los tejidos del corazón.

Suelen presentarse entre los 40 y 70 años y solo entre el 5 y 10% de los casos tiene un origen hereditario, el resto de los casos tienen un origen aún desconocido. Entre los problemas más frecuentes son pérdida de la movilidad en las extremidades, cambios en la voz y problemas para deglutir.

Su diagnóstico suele ser complicado, ya que se confunde con otros padecimientos, cada conmemoración del día mundial se pretende crear consciencia para hacer un reconocimiento oportuno de los síntomas, ya que esto puede causar la diferencia para entrar a tratamiento.

En etapas graves hay problemas hasta para pasar saliva, hablar y hasta respirar, y aunque no se compromete la capacidad intelectual, la progresión de la enfermedad puede destinar al paciente a una silla de ruedas.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en el mundo hay 20.000 personas diagnosticadas con esta enfermedad, mientras que en México se calculan alrededor de 6.000 casos.

La esperanza de vida de un paciente con ELA es de dos a cinco años a partir del diagnóstico y la principal causa de muerte es la insuficiencia respiratoria, aún no hay tratamiento efectivo en México.

El actual tratamiento es sintomático y existe una cirugía llamada gastrostomía que trata de una sonda que va directo al estómago ya que los músculos encargados de deglutir se ven afectados.