El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) advierte de que muchos de los países de la Unión Europea (UE) o pertenecientes al Espacio Económico Europeo (EEE) "no pueden contratar suficiente personal para trabajar en la prevención y el control de las enfermedades transmisibles", principalmente debido a la falta de candidatos cualificados y a unas escalas salariales "inadecuadas".

Así se recoge en un informe realizado por el ECDC a 30 países invitados a participar a dos cuestionarios diferentes: diez respondieron a una encuesta de evaluación de la capacidad de los trabajadores y veinte a la encuesta de evaluación de las necesidades de formación.

Los principales problemas identificados para la retención del personal fueron el envejecimiento de la mano de obra que conduce a las jubilaciones, la inadecuación del estatus profesional/título del puesto, la inexistencia de promoción laboral, la falta de beneficios laborales y la escala salarial inadecuada.

Según las encuestas, solo unos pocos países disponen de un mecanismo o instrumento jurídico para la planificación y el desarrollo de la fuerza de trabajo en el ámbito de la salud pública y solo uno de los países que no disponen de dicho mecanismo o instrumento jurídico tiene un plan para desarrollarlo antes de 2023.

Casi todos los países informan de que no pueden contratar suficiente personal para trabajar en la prevención y el control de las enfermedades transmisibles, principalmente debido a la falta de candidatos cualificados y a unas escalas salariales inadecuadas.

Además, algunos también cuentan con un conjunto de competencias utilizadas para el desarrollo profesional en la prevención y el control de las enfermedades transmisibles, pero no siempre para medir la adquisición de competencias individuales.

Competencias del ECDC

Los marcos de competencias del ECDC que se utilizan son las competencias básicas de los epidemiólogos de campo, las competencias básicas de la microbiología de la salud pública y las competencias básicas de los profesionales del control de infecciones y la higiene hospitalaria. La mitad de los países que respondieron cuentan con un censo regular del personal de salud pública.

Asimismo, los países también informaron de que las necesidades de formación más importantes son la preparación para emergencias de salud pública, la vigilancia y la respuesta a emergencias. También indicaron que la formación organizada por el ECDC se considera de valor añadido para todos los ámbitos.

Los temas identificados como especialmente necesitados de formación fueron la vacunación y la aceptación de las vacunas, y la resistencia antimicrobiana y las infecciones asociadas a la atención sanitaria. Al enumerar el número de profesionales que debían formarse, un mayor número de profesionales necesitaba formación básica e intermedia que formación avanzada.

Por último, en los ámbitos de "comunicación y promoción" y "sistemas y métodos de laboratorio", los países indicaron que el formato presencial sería el más adecuado para las oportunidades de aprendizaje profesional continuo. Para todos los demás ámbitos, los encuestados dijeron que el formato mixto era el más adecuado, seguido del aprendizaje electrónico y el presencial.