Una de las conclusiones del 40º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se clausura este viernes en Barcelona, es que el sistema sanitario español necesita una reorganización en el ámbito hospitalario y, en concreto, un marco regulatorio en el ámbito de la hospitalización a domicilio. Así lo ha defendido Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la SEMI, junto con diversos ponentes que han participado en este encuentro. El envejecimiento de la población, el incremento de la cronificación de múltiples patologías, como el cáncer o el sida o la polimedicación de estos pacientes han supuesto un incremento de la demanda de médicos que sepan trabajar en equipo y puedan liderar grupos interdisciplinares.

La SEMI ha mostrado su disposición para liderar este proceso de transformación de la estructura hospitalaria actual, propia del siglo XX, para adecuarla a las necesidades del paciente del siglo XXI. En su encuentro de Barcelona, la sociedad científica de los médicos internistas ha realizado diversas propuestas:

  1. Asistencia integrada e individualizada.
  2. Creación de centros de referencia para el abordaje de procesos de especial complejidad tecnológica.
  3. Tratamiento ambulatorio o en domicilio en muchos casos.
  4. Perfil activo tanto de los profesionales sanitarios como de los pacientes.

Roser Solans, presidenta ejecutiva del Congreso y especialista de Medicina Interna del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, ha analizado la asistencia que prestan los Servicios de Medicina Interna en Cataluña. Así, ha indicado que la mayoría dispone de dispositivos alternativos a la hospitalización convencional, como la consulta de diagnóstico rápido o de atención inmediata, el hospital de día terapéutico y, en algunos casos, evaluador. “Muchos de estos hospitales cuentan con hospitalización a domicilio integrada por médicos internistas, pero que en más del 50 % de los casos dependen directamente de la Dirección Médica”.

Las consultas virtuales con Atención Primaria, la creación de protocolos conjuntos entre áreas para favorecer la continuidad asistencial y la gestión por procesos son otras iniciativas desarrolladas en los Servicios de Medicina Interna de Cataluña.

Menos riesgo de infección

Precisamente una de las mesas del Congreso de Barcelona ha estado dedicada a la hospitalización a domicilio. Julio Sánchez Álvarez, jefe de Servicio de Medicina Interna del Complejo Hospitalario de Navarra, ha señalado que “al mantener al paciente en su entorno, disminuye el riesgo de infección nosocomial y se reduce la posibilidad de desarrollar cuadros confusionales”, entre otras circunstancias. Además, ha dicho que el deterioro funcional es menor que en la hospitalización convencional. “Estas innegables ventajas se obtienen manteniendo la seguridad y con un sustancial ahorro de costes”, ha añadido.

Diversidad territorial

Este especialista ha lamentado “la ausencia de un marco regulatorio” en el ámbito de la hospitalización a domicilio, lo que provoca una implantación anárquica de esta modalidad asistencial, en función de los gerentes hospitalarios y de las autoridades sanitarias del momento”. En el ámbito de la hospitalización a domicilio también se producen diferencias en función de las comunidades autónomas, según los datos publicados en el Congreso de la SEMI. Así, Cataluña, Comunidad Valenciana o Galicia son las comunidades que tienen más unidades de hospitalización a domicilio.

Respecto a la cartera de servicios, la hospitalización domiciliaria resulta especialmente aconsejable en los siguientes supuestos:

  1. Procesos infecciosos.
  2. Tratamiento de descompensaciones de procesos crónicos, como la insuficiencia cardiaca.
  3. Transfusiones.
  4. Diverticulitis.
  5. Colecistectomías.
  6. Múltiples procesos como la realización de curas complejas.
  7. Cuidados paliativos.