La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) sostiene que en nuestro país faltan “como mínimo” unos 117.000 profesionales sanitarios, teniendo en cuenta las plazas pendientes de convocar y los puestos de trabajo que se han perdido por las tasas de reposición en todas las comunidades autónomas desde el inicio de la crisis. Por otro lado, un estudio del sindicato constata diferencias retributivas entre CC.AA. que pueden llegar a superar los 700 euros al mes de media por el mismo puesto.

Según datos de CSIF, de las casi 145.000 plazas temporales que cuantificaron en 2017, tan solo se ha ejecutado el 50 por ciento. De las ejecutadas, hay aún hay “miles de profesionales” pendientes de su incorporación a su puesto de trabajo.

La temporalidad de los profesionales se sitúa en el 13 por ciento, por lo que para llegar al 8 por ciento que exigen se debería contratar a 117.000 profesionales. Un déficit de personal que se traduce en bajas o libranzas no cubiertas, incremento de las listas de espera quirúrgica ante la escasez de especialistas, quejas de los sanitarios por la creciente presión asistencial, cierre de plantas al completo o agresiones a profesionales por el “hartazgo” de los pacientes, critica el sindicato.

La situación es “inadmisible”, apuntan desde la organización sindical, pues la Sanidad es “un servicio básico” del Estado de Bienestar. “A esta situación hay que añadir, además, que nos encontramos en plena ola de frío y en la campaña contra la gripe, con el consecuente incremento de la presión asistencial”.

“La Sanidad está herida”

Durante la rueda de prensa celebrada este lunes, Encarna Abascal, secretaria de Prevención de Riesgos Laborales de la Central, ha manifestado que “se han destruido 50.000 empleos desde el final del verano, según datos de la Seguridad Social. Hay una situación de vulnerabilidad y deterioro de las plantillas”. En su opinión, “el déficit genera, por ejemplo, largas horas de espera en Urgencias, que están saturadas y al límite. Lanzamos un mensaje de alarma a los políticos: la Sanidad está herida. Es necesario un Gobierno estable que, junto con las CC.AA., tire del carro para paliar esta situación”, ha remarcado.

Así, ante la formación de un nuevo Gobierno, exigen un marco retributivo “homogéneo” para acabar con los profesionales “de primera y segunda categoría”; unas condiciones de trabajo “dignas”; medidas contra la precariedad; una reducción de la “alta” tasa de temporalidad; y planes de ordenación de Recursos Humanos para “prestar una atención sanitaria adecuada a la población”.

Diferencias salariales

Durante su intervención, los representantes del sindicato han lamentado también las diferencias retributivas del personal sanitario entre comunidades autónomas, que superan los 700 euros al mes de media por el mismo puesto, según el estudio realizado por CSIF en el que ha analizado las horas de guardia o de atención continuada, un concepto retributivo común entre el colectivo de enfermería, médicos de familia de Atención Primaria y de especialistas de área.

A nivel comunitario, en el caso de los médicos de familia de Atención Primaria, las CC.AA. que mejor pagan las guardias son Murcia (28,26 euros/hora en días laborables); Castilla La Mancha (27,98) y Baleares (27,05) y las que menos son: Comunidad de Madrid (11,5); Andalucía (17,42) y Ceuta y Melilla (19,14).

Tomando como ejemplo los casos más extremos, se observa que un médico de familia en Murcia ganaría por el mismo número de guardias 1.441 euros, mientras que en Madrid ingresaría 586,76 euros por el mismo trabajo, según denuncia el sindicato. “Estas desigualdades se repiten también en los colectivos de enfermería de Atención Primaria, que pueden ganar hasta tres veces menos según las CC.AA., y de los médicos especialistas”, señalan.

En este sentido, Javier Martínez, presidente del sector nacional de Sanidad de CSIF, opina que “el caos en el sistema sanitario público es tremendo. Hay un éxodo de trabajadores desde las comunidades autónomas que más pagan hacia las que menos. Por ejemplo, muchos profesionales sanitarios de La Rioja se van hacia País Vasco o Navarra, o desde Andalucía a Murcia, que es la comunidad que mejor paga las guardias. En Castilla y León, por ejemplo, se fueron en el último año 100 especialistas, 600 enfermeros y 200 técnicos de cuidados”.