En Atención Primaria no se cuenta con suficientes medios diagnósticos para llevar a cabo el diagnóstico de cardiopatías, debido a la fragmentación de la atención por los distintos profesionales que hace que sea difícil una actuación diagnóstica y terapéutica a largo plazo. No obstante, el electrocardiógrafo es el método diagnóstico más útil tanto en las urgencias como en el seguimiento de los pacientes, tal y como ha comentado Francisco Vicente Martínez García, médico de Atención Primaria en León.

En este contexto, cada vez está más extendido el uso de ecógrafos en los centros de salud. Una sonda y un programa informático adecuados facilitan su utilidad en los aspectos cardiológicos que se ven en Atención Primaria.

A esto hay que añadir que para el diagnóstico también se cuenta con la información proporcionada por los analíticas, que se puede complementar con las tablas de riesgo, según explica César Romero García, médico de Atención Primaria en Pontevedra. En esta misma línea se manifiesta Juan Alcalá López, médico de Primaria en Toledo, quien a la analítica y al ecocardiograma añade una placa de tórax.

Herramientas necesarias

Por su parte, José María García Polón, médico de Atención Primaria de Gijón, y su colega de Madrid José Javier Fernández Revilla, sitúan al electrocardiograma y al ecocardiograma como herramientas claves en el diagnóstico de cardiopatías en el primer escalón de asistencia. De hecho, la segunda prueba la consideran necesaria para establecer el diagnóstico de confirmación.

Los especialistas señalan que falta formación en este campo, pero sí que disponen de los conocimientos básicos y necesarios para interpretar el electrocardiograma, aunque como apunta José Javier Fernández Revilla, la valoración del ecocardiograma viene reforzada por el cardiólogo de zona.

Para Francisco Vicente Martínez García, en la actualidad los médicos de Atención Primaria carecen de la formación adecuada. “Dicha formación es asumible y con la práctica progresiva llegará a dar buenos resultados. No debemos tener miedo a una técnica que tarde o temprano hemos de asumir y que sin darnos cuenta veremos como incorporamos a nuestra práctica habitual”.

Una de las reivindicaciones de los especialistas es que no se tienen los medios técnicos adecuados en sus consultas. En los centros de salud sí que hay electrocardiógrafos, cosa que no ocurre en los consultorios locales. Algunos profesionales, como César Romero García, dice que se echa de menos disponer de MAPA y doppler y otros, como José María García Polón, preferiría tener en su centro de asistencia ecocardiograma.