MADRID (EUROPA PRESS)

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha pedido este miércoles a los gobiernos de África occidental y central que incrementen las medidas de vigilancia ante el brote de la cepa H5N1 de gripe aviar en la región.

Hasta el momento, el virus ha sido detectado en Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana, Níger, Nigeria y Camerún, el último país donde se ha confirmado. Es la primera vez desde 2006 que se registra esta enfermedad en África central.

La FAO ha indicado que, por el momento, Nigeria es el país más afectado, con más de 750 brotes del virus y cerca de 3,5 millones de aves muertas o sacrificadas.

Por ello, ha recalcado que “los brotes aparecidos en Camerún generan gran inquietud sobre un posible desplazamiento de la enfermedad hacia el sur, obligando a respuestas de emergencia nacionales y globales para contener su avance, y a controles sanitarios de los trabajadores del sector avícola”.

Asimismo, ha señalado que los países vecinos “deben estar alerta y ampliar sus esfuerzos de vigilancia y prevención, incluyendo el envío de mensajes a la población y el intercambio de información entre el sector de la sanidad pública y el agrícola”.